El histórico narcotraficante gallego Sito Miñanco, de nuevo entre rejas

Anuncios

Madrid (AFP)

La policía española volvió a encarcelar esta semana a Sito Miñanco, un histórico traficante de droga que gozaba de un régimen de semilibertad, por intentar reimponerse junto a sus secuaces de Galicia como barón de la cocaína en España.

El "padrino" de 62 años, cuyo nombre verdadero es José Ramón Prado Bugallo, y 20 presuntos miembros de su red fueron encarcelados tras su detención el lunes en Galicia (noroeste), Andalucía (sur) y Madrid.

Entre ellos estaban su brazo derecho, el colombiano Enrique García Arango, y David Pérez Lago, yerno de un gran traficante gallego de hachís.

En la operación se decomisaron casi 5 toneladas de estupefacientes y bienes por un valor total de 15 millones de euros, anunció la policía el viernes.

Cuatro personas, dos de ellas policías, resultaron heridas durante las detenciones.

A Sito Miñanco, quien estaba en régimen de semilibertad desde octubre de 2016, lo localizaron en Algeciras, la ciudad andaluza en la que trabajaba oficialmente como empleado de un aparcamiento, aunque allí también disfrutaba de una villa con piscina rodeada de palmeras.

Este hombre de ojos azules es "tal vez, el narcotraficante más poderoso que haya conocido Galicia y España", asegura el periodista Nacho Carretero, autor de un libro de investigación sobre el tráfico de cocaína en Galicia.

"Las operaciones que dirigía Sito Miñanco nunca bajaban de 4.000 kilos de cocaína. Y dentro de estos 4.000 kilos, porcentajes muy altos, como el 30 o el 40%, le correspondían a él", apunta.

En Galicia disponía de un astillero que usaba como tapadera para introducir los estupefacientes, indicó a la AFP una fuente policial, que explicó que las embarcaciones se reunían en alta mar con buques procedentes de América Latina, sobre todo de Colombia, para recibir la cocaína y llevarla a Europa.

Sito Miñanco habría intentado volver a lanzarse al narcotráfico cuidando sus comunicaciones, hasta el punto de equipar sus embarcaciones con un sistema de encriptado de última tecnología.

Según la prensa española, la justicia reabrió en 2016 una investigación sobre el traficante y lo puso bajo escucha. Sospechaban que estaba relacionado con una incautación de 616 kg de cocaína en un depósito industrial al sur de La Haya, en Holanda.

También se creía que estaba vinculado con un grupo de hombres que, en febrero de 2017, intentaron trasladar a Colombia casi 900.000 euros en efectivo, disimulados en bolsas con doble fondo.

- Un "pez gordo" -

Sito Miñanco ya fue encarcelado en dos ocasiones, en 1991 y en 2001, pasando un total de 17 años entre rejas.

Procedente de una familia de pescadores de Cambados, Galicia, pronto se convirtió en un "pez gordo". Sus habilidades de piloto de embarcación hicieron que fuese contratado por unos contrabandistas de tabaco.

"Del tabaco dio el salto a las drogas, sobre todo a la cocaína. Gracias a sus contactos en Panamá, con los cárteles colombianos, se forjaron una asociación de confianza y, a partir de ahí, se convirtió en un poderoso narco", cuenta Nacho Carretero.

La geografía de Galicia, con su accidentada costa y sus rías, proporcionaba una topografía ideal para el tráfico. A partir de los años 1980, los traficantes la convirtieron en un polo de entrada y salida de cocaína.

"Y el contrabando llegó a generar organizaciones contrabandistas que se especializaron en introducir mercancías en tierra", algo de lo que se beneficiaron los cárteles, explica el periodista.

En su opinión, el tráfico es más discreto en la actualidad, "pero la actividad sigue, y siguen entrando miles de kilos de cocaína cada año por Galicia que son distribuidos por Europa".

A finales de enero, el ministerio del Interior español anunció que, en un año, había duplicado sus incautaciones de cocaína, pasando de 15 toneladas en 2016 a 32 toneladas en 2017, entre las que se encontraban "el 40% de la cocaína aprehendida en toda Europa proveniente de Suramérica".