El viento retrasa de nuevo el inicio del esquí alpino

Anuncios

Pyeongchang (Corea del Sur) (AFP)

Ráfagas de viento de hasta 100 kilómetros por hora en la salida obligaron a los organizadores a aplazar el gigante femenino de los Juegos Olímpicos de Pyeongchang y reprogramarlo para el jueves, el mismo día en que se disputará el descenso masculino, que a su vez había sido retrasado el domingo, también a causa del viento.

Así pues, el programa de esquí alpino será especialmente denso el jueves en las pistas de Yongpyong, reservadas a las pruebas técnicas, y de Jeongseon, la pista de las pruebas de velocidad.

El descenso masculino (11h00, 02h00 GMT) tendrá lugar entre la primera manga del gigante femenino, a las 00h30 GMT, y la segunda (04h15 GMT).

"Estoy un poco sorprendida. Nos habían dicho que el gigante olímpico iba a celebrarse (...) Yo estaba muy metida. Poco importa el viento que pudiera haber afuera, yo estaba lista", lamentó la francesa Tessa Worley, doble campeona del mundo (2013 y 2017).

"La decisión se tomó rápidamente. Vamos a poder volver y hacer que esta jornada más calmada sea un día de recuperación", dijo. Romain Velez, jefe técnico del equipo femenino francés, explicó que si bien las condiciones de la nieve eran más bien buenas, había demasiado viento. "Era peligroso ya que los banderines agarran vuelo. Claramente, esto podría hacer que la carrera no fuera limpia. Es una decisión sabia", agregó.

- Influencia en los resultados -

Además del peligro, el viento podría tener una gran influencia en los resultados de la competición.

Aún quedan dos días de reserva en los que reubicar las pruebas de esquí alpino durante estos Juegos. Pero el tiempo comienza a apremiar y cualquier nueva incidencia podría suponer un quebradero de cabeza para organizadores, deportistas y público.

Además, la final de la prueba femenina de snowboard slopestyle, inicialmente prevista para el lunes a las 10h00 (01h00 GMT) fue retrasada una hora a causa del mal tiempo.

La fase de clasificación de la prueba había sido anulada el domingo a causa del viento. Así pues, todas las participantes se jugaron las medallas a una carta en la final, organizada además a dos mangas en lugar de las tres previstas inicialmente.

Hace 20 años, en Nagano-1998, el programa de las pruebas de esquí alpino también se vio perturbado a causa de la nieve y la niebla.

En aquella ocasión el descenso tuvo que ser aplazado en dos ocasiones. Al final, el francés Jean-Luc Cretier, dio la gran sorpresa haciéndose con el oro.

El favorito austríaco Hermann Maier sufrió una espectacular caída, de la que salió sin lesiones de gravedad, lo que le granjeó el apodo de 'Herminator'.

El descenso femenino, ganado por la alemana Katja Seizinger, también sufrió un retraso de dos días.

Así pues el esquí alpino no ha tenido suerte en sus últimas incursiones por el lejano Oriente. En los Mundiales de Morioka (Japón), en 1993, las diferentes pruebas sufrieron continuos retrasos y reprogramaciones, mientras que el super-G llegó incluso a ser anulado definitivamente.