Posponen el eslalon gigante femenino por el viento en Pyeongchang

Anuncios

Pyeongchang (Corea del Sur) (AFP)

La carrera de eslalon gigante femenino, la primera competición femenina de esquí alpino de los Juegos Olímpicos de Pyeongchang-2018 prevista para el lunes, fue reprogramada para el jueves por los fuertes vientos que soplan en la estación de Yongpyong, anunciaron los organizadores.

"Debido a los fuertes vientos y al pronóstico del tiempo, la carrera de eslalon gigante femenino fue pospuesta", anunció la Federación Internacional de Esquí (FIS).

El descenso masculino, una de las pruebas estrella de los Juegos Olímpicos de Invierno, previsto para el domingo, tuvo que ser reprogramado para el jueves por el viento, utilizando el primero de los días reservados para estos casos.

También resultó anulado el entrenamiento del Descenso de la Combinada masculina del lunes.

La primera ronda del eslalon gigante femenino está prevista para el jueves a las 09H30 hora local (0H30 GMT) y la segunda para las 13H15 (4H15 GMT). El mismo día se desarrollará el descenso masculino (11H00, 02H00 GMT).

El pronóstico para la pista de Yongpyong donde se debía celebrar el eslalon gigante femenino, anunciaba un día gélido con temperaturas de -16 grados este lunes.

El noruego Atle Skaardal, director de las pruebas femeninas de la FIS, había anunciado el domingo que las previsiones meteorológicas no eran buenas "con mucho viento" y que esperaba un "gran desafío".

Hace 20 años, debido a la nieve y a la bruma, el programa de los Juegos de Nagano, en Japón, tuvo que ser cambiado.

La estadounidense, Mikaela Shiffrin, gran favorita para la prueba de eslalon, que aspira a lograr en los Juegos de Pyeongchang al menos cinco títulos olímpicos, tendrá que esperar para probar suerte.

La francesa Tessa Worley, doble campeona del mundo en 2013 y 2017 dijo que pese al clima estaba lista para competir.

"Estoy un poco sorprendida. Nos habían dicho que el gigante olímpico iba a celebrarse (...) Yo estaba muy metida. Poco importa el viento que pudiera haber afuera, yo estaba lista", explicó la deportista francesa.

"Ahora, la decisión fue tomada rápidamente. Vamos a poder volver y hacer que esta jornada más calmada sea un día de recuperación", dijo.

Romain Velez, jefe técnico del equipo femenino francés, explicó que si bien las condiciones de la nieve eran más bien buenas, había demasiado viento.

"Era peligroso ya que los banderines agarran vuelo. Claramente, esto podría hacer que la carrera no fuera limpia. Es una decisión sabia", agregó.