"Espero que en España se empiece a conocer más el snowboard", afirma Regino tras su bronce

Anuncios

Pyeongchang (Corea del Sur) (AFP)

El español Regino Hernández, ganador de la medalla de bronce en la especialidad snowboardcross, este jueves en los Juegos Olímpicos de Pyoengchang, espera que su éxito sirva para impulsar este deporte en su país.

España no ganaba una medalla en los Juegos de Invierno desde hace 26 años, los mismos que tiene el ceutí.

Hernández sucedió a Blanca Fernández Ochoa, bronce en eslalon en Albertville-1992.

Tras no haber terminado su recorrido en Vancouver-2010 y Sochi-2014, donde ocupó los puestos 31 y 21 respectivamente, a la tercera no solo concluyó, sino que lo hizo con una medalla al cuello.

Solo le superaron el francés Pierre Vaultier, oro, y del australiano Jarryd Hughes, plata.

Hernández había ganado la plata en el Mundial de 2017 en esta prueba de snowboardcross por equipos.

P: ¿Qué se siente con una medalla de bronce al cuello?

R: Sabíamos que veníamos con posibilidades de medalla. Evidentemente es algo increíble, es un sueño hecho realidad. Me lo tengo que creer porque ha pasado. Ya es realidad y estoy supercontento. Ahora a ver lo que viene. No sé cómo se tomará esto en España, qué repercusión tendrá. Espero que muchísima porque es un deporte minoritario y espero que la gente empiece a conocer más este deporte que es tan increíble y en el que España tiene un enorme nivel a escala mundial.

P: Usted fue muy decidido en todas las carreras eliminatorias desde octavos, siempre tratando de tomar la delantera desde el principio.

R: Sabía que iba rápido, ya que había tenido el tercer tiempo del día en la primera carrera, que fue cronometrada, y que podía escaparme. Traté todo el tiempo de ir lo más rápido posible, para tratar de ponerme delante. Si iba primero me tenían que adelantar tres personas para quedarme fuera en las diferentes eliminatorias. Además la parte baja era muy rápida y los saltos se me dan bien. Traté de ir a tope, y si me iba lejos en los saltos, que las piernas aguantasen.

- Revancha de Vancouver y Sochi -

P: ¿Es una pequeña revancha tras las decepciones de Vancouver y Sochi en que no pudo terminar?

R: Traté de no caerme y terminar. En semifinales en el segundo salto me he ido muy lejos y ha habido unos cuantos que se han caído. Estando en la final me daba igual caerme o lo que pasara. Lo iba a dar todo y por esto estoy supercontanto, porque lo he dado todo, he soltado toda mi energía. Muchísimas veces hay que luchar por un oro para lograr conseguir el bronce.

P: ¿Esta medalla es un homenaje a Israel Planas, el técnico de la selección española, que murió en marzo de 2017?

R: Es el principal culpable de que estemos aquí. Ha estado muchos años con nosotros. Gracias a él hemos cogido un nivel increíble. Entre las dedicatorias te podría decir miles y entre ellos un amigo, que el 22 de febrero hace tres años que falleció, que era como un hermano mayor para mí. Siempre creyó en mí, siempre me decía que yo podía. Siempre venía a todas mis carreras, por lo que es una de las personas a las que le dedico esta medalla junto a toda mi familia.

P ¿Cómo una persona nacida en Ceuta se convierte en medallista olímpico de un deporte de nieve?

R: Cuando yo no había cumplido un año nos mudamos a Mijas Costa, en la provincia de Málaga. Mi padre abrió una tienda de deportes de riesgo, entre ellos el snowboard. Como nunca lo había probado, empezó a probarlo para ver cómo vender el material y se enganchó él, enganchó a mi madre, a mi hermana y yo fui detrás. Íbamos a Sierra Nevada días sueltos, cuando no teníamos clase mi hermana y yo. Así empezó todo, hasta que pudimos alquilar una casa e íbamos cuando teníamos fiesta en el colegio. Llegas a campeonatos de Andalucía, la federación te ve y hasta aquí.

- Impulso para el snowboard -

P: ¿Cuáles son sus proyectos ahora?

R: Disfrutar lo máximo posible y en marzo tengo tres pruebas de Copa del Mundo, las tres últimas. Voy a ahora mismo séptimo en el ranking. A ver si puedo sacar también un podio en la general de la Copa del Mundo. Aunque me da igual lo que pase en las demás carreras, puedo decir que soy medallista olímpico y eso queda para siempre. Eso no se olvida. Cada cuatro años solo hay tres medallistas en snowboardcross y yo soy uno de ellos.

P: ¿Esta medalla puede significar un impulso para el snowboard en España?

R: Espero que a partir de ahora, las estaciones y las federaciones autonómicas apuesten un poco más por el snowboardcross. Incluso que la tele empiece a enseñar más lo que hacemos. Somos tres en el equipo nacional, de los cuales dos estamos en el Top 10 de ránking y el otro en el Top 20. Es decir que tenemos un nivel muy alto para venir del país que venimos.

P: Lucas Eguibar, su compatriota, que también estaba entre los favoritos, se cayó en octavos de final. ¿Soñaban con un doblete en el podio?

R: Sabíamos que también tenía posibilidades de medalla. Soñaba con hacer un doblete con Luki. No sería la primera vez que hubiésemos llegado los dos juntos a la final. Me da pena por él, pero voy a seguir con la misma alegría.