La UE, dividida sobre la integración de los países de los Balcanes

Anuncios

Sofía (AFP)

Los miembros de la Unión Europea (UE) expusieron este jueves en Sofía sus diferencias sobre la integración de los países de los Balcanes en el bloque, con algunos de ellos llamando a no dejar el campo libre a otras potencias, como Rusia.

"Si no hay una ampliación ahora, no habrá en otras ocasiones", dijo a la prensa el primer ministro búlgaro, Boiko Borisov, para quien "China, Rusia y Turquía, que tienen proyecto para la región, se lanzarán" para atraer a estos países.

Borisov, cuyo país ejerce la presidencia pro témpore del bloque, realizó sus declaraciones en paralelo a una reunión informal de cancilleres europeos en Bulgaria para preparar también la cumbre de la UE sobre los Balcanes prevista en mayo.

La UE comenzó sus negociaciones de adhesión con Serbia en 2014 y con Montenegro, que se independizó de su vecino en 2006, dos años antes. Territorios de la extinta Yugoslavia, como Macedonia, Kosovo y Bosnia-Herzegovina, también estarían interesados en integrar el bloque, al igual que Albania.

Sin embargo, la Comisión Europea enfrió los deseos de una adhesión rápida, asegurando que las próximas integraciones podrían llegar hacia el año 2025 como fecha "indicativa", y llamó a los países de esta región en guerra en los años 1990 a solucionar primero sus problemas fronterizos.

Para el canciller húngaro, Peter Szijarto, el horizonte de 2025 está "muy alejado", lamentando que la UE sea "extremadamente lenta". "EEUU tiene una estrategia para los Balcanes occidentales, Turquía tiene una estrategia para los Balcanes occidentales", advirtió.

Eslovenia, que junto a Croacia son los dos únicos territorios de la antigua Yugoslavia socialista que ya forman parte de la UE, considera "irrealista" la fecha de 2025, ya que ambos países dialogaron durante "20 años" para encontrar una solución sobre su frontera mutua, según su canciller Karl Erjavec.

Croacia y Eslovenia se disputan todavía desde su independencia en 1991 la bahía de Piran, en el mar Adriático.

No obstante, la cuestión más peliaguda en esta región situada a orillas del mar Adriático es el caso de Kosovo. Cinco países de la UE, entre ellos España y Grecia, no reconocen su independencia de Serbia.

"Las condiciones, las exigencias y el camino para acceder" a la adhesión de estos países "son difíciles", apuntó el ministro de Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, quien reconoció su "vocación de entrar en la UE".