Turcos de Alemania demandarán al partido de extrema derecha AfD por sus insultos

Anuncios

Berlín (AFP)

La comunidad turca de Alemania anunció, este jueves, que quiere presentar una demanda por "incitación al odio" después de que un diputado de extrema derecha calificara a los inmigrantes turcos de "vendedores de comino" o de "camelleros".

"No podemos ignorar tales insultos y soportarlos en silencio", declaró a la agencia de prensa alemana DPA Gökay Sofuoglu, presidente de la Comunidad Turca de Alemania (TGB).

La Federación Turca de Berlín y de Brandeburgo, la región que rodea la capital alemana, presentará una denuncia similar.

Ambas están dirigidas contra el responsable del partido de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD) en Sajonia-Anhalt, André Poggenburg.

El miércoles, Poggenburg declaró en una reunión pública que "esos vendedores de comino", en referencia a los turcos, tenían la responsabilidad "de su propio genocidio", aludiendo a la matanza masiva de armenios durante la época de la Primera Guerra Mundial, que Ankara no reconoce.

"¿Y quieren enseñarnos algo sobre la historia y la patria?", dijo ante varios cientos de partidarios de AfD, principalmente hombres, en Nentmannsdorf (este). "Esos camelleros deberían regresar al lugar del que vienen, más allá del Bósforo, a sus chozas de barro y múltiples esposas", añadió.

Poggenburg reaccionaba así a las críticas de los miembros de la comunidad turca de Alemania, formada por unos 3 millones de personas, por la creación de un ministerio del Interior y la Patria prevista en el contrato de coalición entre la jefa del gobierno, la conservadora Angela Merkel, y los socialdemócratas.

"Tememos [que la creación de este ministerio] no aporte ni cohesión, ni pertenencia, sino exclusión y división", declaró Atila Karabörklü, un dirigente de la TGB.

La nueva apelación "de la Patria" para esta cartera se considera un gesto con el electorado más conservador, preocupado por la llegada de más de un millón de inmigrantes al país desde 2015 y de su posible repercusión en las tradiciones nacionales.

La formación AfD, que se beneficia de los temores de la opinión pública por la llegada de refugiados, logró unos buenos resultados en las elecciones legislativas de septiembre, con casi un centenar de escaños en el Parlamento alemán.