Unos 62 presos murieron en cárceles provisionales venezolanas en 2017 (ONG)

Anuncios

Caracas (AFP)

Al menos 62 presos murieron en los centros de detención preventiva de Venezuela durante 2017, de los cuales 18 por desnutrición y tuberculosis, según un informe de una ONG publicado este jueves.

El reporte de Una Ventana a la Libertad -que defiende los derechos de los reos- señala que dos policías y un familiar de un interno también fallecieron en estos lugares donde son recluidos los acusados que esperan sentencia.

Del total de víctimas mortales, 27 fueron baleadas, cinco apuñaladas y tres golpeadas. Además ocho presos perdieron la vida por tuberculosis, nueve por desnutrición y uno por síntomas de ambas enfermedades, y otros 12 por asfixia, suicidio o amibiasis.

Los enfermos de tuberculosis "no recibieron los tratamientos médicos requeridos", denunció la asociación, que sostiene que 98% de los 198 penales monitoreados carecen de servicio médico.

Con un hacinamiento de 250,8%, esas instalaciones, que albergan a 14.525 personas, también presentan graves condiciones de insalubridad: 62% no tienen servicios higiénicos, mientras 64% carecen de agua potable y 52% de recolección de basuras, detalla la ONG.

Venezuela enfrenta una grave crisis de salud, que se refleja en una escasez de medicinas de 95%, en el caso de las de alto costo, y de 85% en esenciales como hipertensivos, según la Federación Farmacéutica.

En tanto, el desabastecimiento de insumos médicos alcanza 85%, de acuerdo con varias ONG.

Una Ventana a la Libertad sostiene que en los centros investigados hay 186 internos con enfermedades crónicas.

Además, del total de personas recluidas allí 27% ya fueron procesadas pero no han sido trasladadas a sus centros carcelarios definitivos, en tanto un centenar continúan presas pese a tener orden de libertad.

Desde julio de 2011, el gobierno venezolano puso en marcha un plan para pacificar los penales y adecuarlos a estándares internacionales. Hay unas 50 cárceles en el país, de las cuales 98% funcionan bajo el nuevo régimen.

Pero Una Ventana a la Libertad asegura que el proyecto no ha avanzado como se prometió.