Saltar al contenido principal

Ira de los empresarios suecos por la expulsión de trabajadores cualificados

Anuncios

Estocolmo (AFP)

Los jefes de grandes grupos suecos, entre ellos los de Ericsson y H&M, denunciaron el viernes la expulsión por motivos "burocráticos" de trabajadores extranjeros cualificados, cuando existe una penuria en el país de mano de obra en algunos sectores punteros.

"Estas expulsiones perjudican a la economía productiva. Las empresas suecas necesitan contratar en todo el mundo", escriben en el diario financiero Dagens Industri (DI) Börje Ekholm y Stefan Persson, junto a otros 30 jefes de empresa del país escandinavo.

Todos ellos denuncian que "ingenieros, técnicos informáticos y otros especialistas" corren el "riesgo de ser expulsados por motivos imprevisibles", o por la menor violación -voluntaria o no- a sus condiciones de residencia.

Por ejemplo, en Lund (sur), el libanés Hussein Ismail, director general adjunto de una sociedad de biotecnología que creó en 2012, debe abandonar el país con su mujer e hijos tras haberse bajado el sueldo durante tres meses en 2015 para sacar a la empresa de un mal momento financiero.

Pero la legislación sueca, que pretende impedir el dumping social, es muy estricta al respecto: si un trabajador extranjero percibe menos de lo que prevé la convención colectiva, es reenviado a su país.

Otro riesgo es la expulsión porque no se han tomado suficientes vacaciones o por simples errores administrativos de quienes contratan a extranjeros.

Estas normas "absurdas" "debilitan la competitividad de Suecia", afirma Jenny Lindén Urnes, presidenta del grupo Linden.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.