Lituania celebra el centenario de su independencia tras la I Guerra Mundial

Anuncios

Vilna (AFP)

Varios líderes europeos se reúnen este viernes en Vilna para celebrar con Lituania el centenario de su independencia recobrada al final de la Primera Guerra Mundial, en un contexto de tensiones con su vecino ruso.

"Los lituanos recorrieron un largo camino durante el último siglo", dijo el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en una declaración publicada el jueves.

"Gracias a ellos, Lituania es ahora un Estado moderno y democrático, que merece su lugar en el corazón de nuestra Unión Europea", añadió.

Miembro de la OTAN, de la Unión Europea (UE) y de la zona euro, el país báltico de 2,8 millones de habitantes está firmemente anclado en el oeste, "protegido y respetado como nunca", en palabras de su presidenta, Dalia Grybauskaite.

La economía presentó un crecimiento sólido del 3,9% en 2017, aunque sigue afrontando diversos problemas: una inflación elevada, profundas desigualdades sociales y una emigración masiva de sus ciudadanos hacia los países de Europa Occidental más ricos.

Al igual que los otros dos países bálticos, Letonia y Estonia, Lituania decidió aumentar los gastos para su defensa y acogió a tropas de la OTAN, en reacción a la intervención rusa en Ucrania, en 2014.

La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca despertó sin embargo nuevas preocupaciones respecto al compromiso estadounidense en la defensa de esta región fronteriza de la OTAN.

- Potencia medieval -

Altos representantes de la UE, presidentes de países como Alemania, Polonia, Ucrania y Finlandia, así como la princesa sueca Victoria asistirán este viernes a las ceremonias oficiales en Vilna.

Lituania obtuvo su independencia en 1990, tras el desmantelamiento de la Unión Soviética, pero no es un país reciente en el mapa de Europa.

Su primer rey, Mindaugas, fue coronado en 1253. Y la federación polaco-lituana fue una gran potencia europea durante siglos hasta que su Estado común fue absorbido en 1795 por la Rusia imperial, Prusia y Austria.

Hasta la Primera Guerra Mundial, Lituania siguió siendo una provincia del Imperio Ruso, que intentó erradicar el sentimiento nacional y llegó incluso a prohibir el alfabeto lituano, derivado del latino.

La declaración de independencia fue adoptada el 16 de febrero de 1918, cuando el ejército alemán seguía ocupando el país. Luego hubo breves guerras entre los bolcheviques y Polonia antes de que el país báltico obtuviera el reconocimiento internacional.

- Un largo camino -

Lituania fue un país independiente entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial, antes de ser invadida por la Unión Soviética en 1940, por el ejército nazi en 1941 y de nuevo por los soviéticos en 1944.

El sentimiento independentista surgió en los años 1980 y el país se convirtió en la primera de las exrepúblicas soviéticas en recobrar la independencia, en marzo de 1990.

Moscú reconoció el Estado de Lituania tras el fallido golpe de Estado comunista en la capital soviética, en agosto de 1991.

El largo camino hacia el oeste culminó con la adhesión a la UE y a la OTAN en 2004.

Vilna adoptó el euro en 2015 y, al contrario de otros expaíses soviéticos, siempre intentó evitar los desencuentros con Bruselas.

"La creación de una democracia auténticamente estable es el mayor logro de la Lituania independiente", asegura Kestutis Girnius, analista de la Universidad de Vilna. "A pesar de los frecuentes cambios de gobiernos, de los vaivenes de partidos populistas, los resultados de las elecciones jamás han sido cuestionados", recuerda.