Saltar al contenido principal

Pyeongchang: Savchenko-Massot, la pareja franco-ucraniana gana el oro para Alemania

Aljona Savchenko y Bruno Massot, ganadores de la medalla de oro en los Olímpicos de Invierno de Pyeongyang, Corea del Sur.
Aljona Savchenko y Bruno Massot, ganadores de la medalla de oro en los Olímpicos de Invierno de Pyeongyang, Corea del Sur. Hwee Young / EFE, EPA

El duo conformado por Aljona Savchenko y Bruno Massot ganó el oro en patinaje artístico en pareja en los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang 2018. Esta es la novena medalla de oro de las quince preseas que ya lleva Alemania.

ANUNCIOS

“Triple lanzado muy bien ejecutado”, “triple salto perfecto”, “ninguna revisión por parte de los jueces”. Aljona Savchenko y Bruno Massot se llevaron el oro el jueves, 15 de febrero, en Pyeongchang, en Corea del Sur.

Aljona mide apenas 1,53cm, pero la talla “petite” parece ser una ventaja para la pentacampeona mundial que le faltaba solamente ganar el oro en unos Olímpicos. Y lo logró.

Desde 2014, su compañero de pista es el francés Bruno Massot. “No es ni muy grande ni muy pequeño”, dijo la ucraniana en una entrevista cuando le preguntaron sobre el momento en que ella fijó los ojos en Massot para que patinaran juntos.

 

Aljona Savchenko y Bruno Massot de Alemania en acción. John Sibley
Aljona Savchenko y Bruno Massot de Alemania en acción. John Sibley John Sibley/ Reuters

El jueves, 15 de febrero, la pareja se llevó el oro en patinaje artístico en pareja en los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang 2018. Los alemanes batieron el récord mundial de puntos en la catergoría libre (159,31 puntos) con una coreografía acompañada de la canción "La Terre vue du ciel", del compositor Armand Amar.

Los Olímpicos de Pyeongchang, la ambición de la pareja franco-ucraniana

Aljona empezó a patinar a los 3 años en los lagos congelados cerca de Kiev, su ciudad natal. Su padre fue su primer entrenador hasta que la aceptaron en una escuela de patinaje a los 5 años.

Por su parte, Bruno es proveniente de Caen, al norte de Francia. Empezó con el patinaje a los 7 años y fue su entrenador, Jean-François Ballester, que vio su gran potencial y lo animó a seguir.

Ella empezaría a competir y a coleccionar medallas desde 1999; él ganaría su primera en 2008. Años después, ambos se conocerían en una pista de patinaje en Chemnitz, Alemania. Aljona vive en el país germano desde 2003, y en 2006 obtuvo la nacionalidad. Esto le permitió representar a Alemania en varias competencias.

La pareja franco-ucraniana lleva compitiendo juntos desde el 2014.
La pareja franco-ucraniana lleva compitiendo juntos desde el 2014. Damir Sagolj / Reuters

La situación de Bruno en cambio, fue más complicada. Cuando la ucraniana fijo la mirada en el patinador francés, le propuso representar juntos a Francia, pero la federación alemana no le permitió irse. Cada país era consciente del potencial de la pareja.

Finalmente, Bruno se fue a Alemania y en noviembre de 2017 logró obtener la ciudadanía. Gracias a su nuevo status pudo competir en los Juegos Olímpicos de Invierno 2018 en Pyeongchang. La bandera azul, blanca y roja no lo acompañó, tampoco la azul y amarillo de Ucrania.

Fue la bandera alemana la que salió al final de la competencia, para demostrar que, en el deporte, no se trata de nacionalidades sino de uno mismo. “Cada deportista lo dirá: uno no compite por el país. Antes que nada, se compite por uno mismo, y luego por el país”, aseguró Massot para el diario francés, le Monde.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.