Siete candidatos y un gran ausente ante Vladimir Putin

Anuncios

Moscú (AFP)

Vladimir Putin se opondrá a otros siete candidatos en las elecciones presidenciales del 18 de marzo en Rusia, pero no a su principal opositor, Alexéi Navalni, declarado inelegible para estos comicios.

-- ALEXÉI NAVALNI, EL GRAN AUSENTE

Conocido por sus investigaciones sobre la corrupción de las élites, que fueron muy compartidas en redes sociales, este carismático abogado sorprendió con las amplias manifestaciones contra el poder que organizó el año pasado.

Así, a sus 41 años, confirmó su estatuto de opositor número uno al Kremlin, único capaz de movilizar a decenas de miles de personas contra el poder. Pero la elección no permitirá medir su verdadera popularidad entre la población, ya que la Comisión Electoral rechazó su candidatura debido a una condena judicial que él considera fabricada.

Navalni llamó a boicotear los comicios, prometió acciones de protesta y quiere enviar a observadores que vigilen el desarrollo de las elecciones.

-- PAVEL GRUDININ, EL COMUNISTA MILLONARIO

La candidatura sorpresa de Pavel Grudinin, de 57 años, rejuveneció al Partido Comunista, que estaba representado desde el fin de la Unión Soviética por Guenadi Ziuganov. El director de Sovkhoz Lenin, una finca de frutas que genera millones de dólares en ingresos, es el contrincante más popular de Putin, aunque se sitúa a mucha distancia, con alrededor del 7% de las intenciones de voto.

Aunque critica algunas políticas del gobierno y elogia a Stalin, nunca la toma personalmente con Putin, al que apoyó en el pasado. El interés que generó le valió una oleada de artículos hostiles en la prensa pro Kremlin y denuncia las "constantes presiones" de las autoridades.

-- VLADIMIR JIRINOVSKI, EL ALBOROTADOR POPULISTA

Vladimir Jirinovski, de 71 años, acostumbrado a las declaraciones estruendosas, es el candidato tradicional del partido de extrema derecha LDPR. Antiestadounidense, antiliberal y anticomunista, muchos observadores lo consideran un verdadero falso opositor al Kremlin y a menudo es descrito en los medios políticos rusos como un payaso.

A pesar de haber estado marginado en los últimos años, Jirinovski no ha perdido su energía oratoria. Los sondeos le otorgan un 5,7% de las intenciones de voto.

-- KSENIA SOBCHAK, "CONTRA TODOS"

Periodista de televisión cercana a la oposición liberal y antigua estrella de la telerrealidad, Ksenia Sobchak, de 36 años, se lanzó a la carrera con la consigna "contra todos".

Aunque los sondeos apenas le atribuyen un poco más del 1% de las intenciones de voto, su candidatura insufló un poco de vida a una presidencial decidida de antemano y aportó críticas de una inusual virulencia contra el Kremlin en los medios federales.

-- GRIGORI YAVLINSKI, EL VETERANO LIBERAL

Uno de los pocos políticos de tendencia liberal con algo de peso en Rusia, Grigori Yavlinski, de 65 años, fundó el partido Yanloko poco después de la caída de la URSS.

Aunque sigue siendo una voz crítica con Vladimir Putin, su candidatura a la presidencial -la tercera- es vista con escepticismo y apenas supera el 1% de intenciones de voto.

-- BORIS TITOV, EL HOMBRE DE NEGOCIOS

Representante de los empresarios en Rusia, Boris Titov, de 57 años, se lanzó a la carrera presidenciales sin hacerse ilusiones sobre el vencedor, pero con la idea de "convencer a Putin de cambiar la economía".

Con el 0,4% de las intenciones de voto, es favorable a más medidas de impulso económico y a una normalización de las relaciones con Occidente.

-- SERGUÉI BABURIN, EL NACIONALISTA DISCRETO

Serguéi Baburin, de 59 años, presidente del partido nacionalista, Unión del Pueblo Ruso es poco conocido entre el gran público y da poco de lo que hablar a la prensa.

Exvicepresidente de la Duma, la cámara baja del parlamento ruso, afirma luchar desde hace más de 20 años contra las orientaciones "neoliberales" de las autoridades.

-- MAXIM SURAIKIN, EL COMUNISTA CISMÁTICO

Pocos habían oído hablar de Maxim Suraikin, de 39 años, antes de que se lanzara a la carrera presidencial. Este exmiembro del Partido Comunista rompió con dicha formación para fundar en 2012 el Partido de los Comunistas de Rusia. Su peso político es mínimo.