Argentina invita a países sudamericanos a volar a Malvinas

Anuncios

Buenos Aires (AFP)

El gobierno argentino invitó a Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay a establecer nuevos vuelos comerciales con las Islas Malvinas, en el contexto de acuerdos alcanzados con Gran Bretaña, informó la cancillería el sábado.

"En el marco de las relaciones bilaterales y con el espíritu de proponer acciones positivas en temas de interés común, la Argentina y el Reino Unido han realizado gestiones conjuntas ante los gobiernos de Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay a fin de invitar a compañías aéreas de dichos países a operar un vuelo semanal hacia las Islas Malvinas", indicó la diplomacia en Buenos Aires.

Desde 1999 hay un vuelo regular semanal entre la ciudad chilena de Punta Arenas y el archipiélago, con dos escalas mensuales en la ciudad argentina de Río Gallegos (sur), una en cada dirección, a cargo de la aerolínea Latam.

Esta conexión fue la consecuencia de entendimientos alcanzados para mejorar las relaciones argentino-británicas tras la guerra librada en 1982. Argentina se atribuye la soberanía de las islas, ocupadas por tropas británicas en 1833.

Los ejércitos del dictador argentino Leopoldo Galtieri (1981-82) fueron derrotados en 1982 con un balance de caídos en combate de 649 argentinos y 255 británicos.

La propuesta a los países sudamericanos incluye "un vuelo semanal proveniente de alguno de los mencionados países que, dos veces por mes, deberá realizar una escala en territorio continental argentino en un aeropuerto de relevancia, a ser consensuado con las autoridades aeronáuticas argentinas", según la nota de la cancillería.

"La posible nueva conexión aérea permitirá un contacto más fluido con las Islas, contribuyendo a generar un clima de confianza y acercamiento con sus habitantes, siendo éste uno de los caminos que nos permitan alcanzar un mayor diálogo y entendimiento entre el continente y el territorio insular de las Islas Malvinas", agregó el gobierno.

Argentina reclama a Gran Bretaña que cumpla una resolución de Naciones Unidas de invitar a las dos naciones a negociar la soberanía. Londres lo rechaza con el argumento de que la población malvinense, de unas 3.000 personas, se pronunció en 2013 en favor de mantener la ciudadanía británica.