Javier Fernández salda su cuenta pendiente con los Juegos Olímpicos

Anuncios

Pyeongchang (Corea del Sur) (AFP)

El español Javier Fernández saldó la cuenta olímpica que tenía pendiente al lograr este sábado el bronce en la prueba de patinaje artístico de los Juegos de Pyeongchang-2018.

Después de dos títulos mundiales, seis europeos y la mala suerte de aquel cuarto puesto en los Juegos de Sochi-2014, tras dos errores en el programa corto, el madrileño de 26 años puede retirarse con el deber cumplido.

"Me he quitado un peso de encima, tenía una espina clavada desde Sochi. Podrían ser mis últimos Juegos y me lo tomé como una última oportunidad de conseguir una medalla", señaló el español tras su bronce.

Fernández se vio superado en el podio por los dos japoneses, Yuzuru Hanyu, 23 años, campeón mundial y que revalidó su título olímpico, y Shoma Uno, de 20 años, plata.

Hanyu logró 206,17 puntos en el programa largo, mientras que Fernández, bajo los acordes de "Man of La Mancha" (El Hombre de La Mancha), de Mitch Leigh, marcó apenas 197,66.

- Error en un salto -

Un error en un salto cuádruple, que lo redujo a doble, le impidió hacerse con la plata.

"Ha sido un fallo que si no lo hubiera tenido, me habría servido para conseguir otra medalla distinta, dar un paso más arriba, pero tampoco es una cosa con la que me vaya a quedar. Unas veces lo hacemos perfecto y otras tenemos pequeños fallos y ya está. Estoy supercontento con mi medalla de bronce", señaló el español.

Shoma Uno, último en actuar, le arrebató la plata con una puntuación de 202,73.

"Me sentí un poco más nervioso que el viernes en el programa corto, ya que sabía que era el día definitivo y el programa era mas difícil. Pero luego me he sentido bien, me he sentido seguro y el programa ha sido bueno. Todo el mundo ha patinado bien y los pequeños fallos se convierten al final en fallos mas grandes porque los otros patinan muy bien", razonó Fernández.

En la clasificación final, Fernández sumó 305,24 puntos, mientras que Hanyu, que había dominado el programa corto con 111,68 puntos, tuvo un total de 317,85. Uno sumó 306,90 puntos, pese a que en el corto había quedado detrás del español.

Hanyu se convirtió a sus 23 años en el primero en revalidar el título olímpico de patinaje artístico desde que lo lograra el estadounidense Dick Button, campeón en 1948 y 1952.

- Segundo título de Hanyu -

El éxito de Hanyu tiene todavía más mérito por su lesión en un tobillo en el mes de noviembre, que hizo temer por su baja en estos Juegos Olímpicos. El patinador nipón se cuidó, estuvo luego entrenando en Canadá para estar recuperado a tiempo y este sábado demostró que consiguió su objetivo de estar en plena forma.

Otro de los triunfadores del día fue el entrenador canadiense Brian Orser, que prepara a Hanyu y a Javier Fernández.

Aunque a partir de ahora se quedará solo con Hanyu, ya que Fernández ya ha expresado su deseo de no hacer otro ciclo olímpico.

Tampoco sabe si estará el año que viene en el Mundial de patinaje artístico en Saitama (Japón).

"No sabes lo que va a pasar en tu vida. Me tengo que sentar para reflexionar qué hago la próxima temporada. Soy uno de los patinadores más viejos ahora. He estado arriba en los últimos años, es difícil mantenerse arriba. Hay jóvenes que están más frescos", explicó.

Después de pasar 26 años sin medalla en unos Juegos Olímpicos de Invierno, España ha conseguido dos en esta edición en Corea del Sur, la mejor cosecha numérica de su historia, gracias a otro bronce, el que consiguió el jueves Regino Hernández en snowboardcross.

Antes de estos Juegos de Invierno, España contaba apenas con dos medallas, el recordado oro de Paquito Fernández Ochoa en Sapporo-1972 y el bronce de su hermana Blanca Fernández Ochoa en Albertville-1992, en ambos casos en eslalon de esquí alpino.