La lucha ideológica contra el EI en Mosul

Anuncios

Mosul (Irak) (AFP)

En un aula del departamento de ciencias islámicas de la universidad de Mosul, la excapital del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Irak, unos cincuenta hombres realizaron una formación para combatir la ideología extremista.

Siete meses después de que las fuerzas gubernamentales y sus aliados pusieran fin a tres años de ocupación del EI en Mosul, la segunda ciudad más importante del país, los ulemas crearon una "brigada" encargada de extirpar de la ciudad las ideas yihadistas, inculcadas -por la fuerza o sin ella- a los habitantes.

"Hay que liberar Mosul del pensamiento de Dáesh, tras haberlo liberado militarmente", afirma Musaab Mahmud, utilizando un acrónimo en árabe del EI.

"Hemos sido engañados con las ideas de Dáesh y ahora intentamos librarnos de su ideología nefasta", añade este jornalero de 30 años, que asistió al curso.

El primer grupo de voluntarios está formado por habitantes de todas las categorías sociales: mecánicos, profesores, jornaleros y un jeque.

Tienen entre 25 y 45 años y fueron los primeros en inscribirse en Facebook para participar en la sesión organizada por el "Foro de los ulemas de Mosul" en esta ciudad del norte arrebatada en julio de 2017 al EI.

- 'Fuentes del terrorismo' -

Cinco profesores de las universidades de Mosul y de Tikrit, una ciudad más al sur también liberada del yugo del EI, imparten las clases. Son expertos en religión y jurisprudencia islámica.

"Las clases se centran en los derechos humanos, el desarrollo humano, la coexistencia pacífica y la paz de la comunidad", explicó a la AFP el presidente del foro, jeque Saleh al Obeidi.

Los "alumnos recibieron lecciones sobre la fe, la jurisprudencia islámica y los hadices (actos y palabras del profeta Mahoma), para permitirles combatir las ideas de Dáesh y así acabar con las fuentes de este terrorismo intelectual", dijo.

Esta organización ultrarradical responsable de múltiples atrocidades (violaciones, secuestros, limpieza étnica) impuso su interpretación rigorista de la ley musulmana interviniendo en todos los aspectos de la vida cotidiana y considerando a todos sus opositores como "apóstatas".

En esta ciudad de mayoría sunita, casi todas las minorías étnicas y religiosas que vivían en buenos términos desde hacía siglos huyeron cuando llegó el EI.

Los nuevos predicadores "combatirán las ideas extremistas en las redes sociales y visitando a los ciudadanos en sus casas", según el jeque Obeidi.

El foro de los ulemas fue creado en 2014 en el Kurdistán iraquí, una región kurda autónoma al norte de Mosul, por expertos en religión que huyeron del EI.

Durante la ocupación de Mosul, esta asociación difundió programas en las cadenas de televisión privadas pero la población tenía prohibido verlos. Regresaron después de la derrota del EI.

- Prioridad a los niños -

"Es la primera sesión de este tipo en Mosul. Habrá más que abarquen a todos los grupos sociales y a los dos sexos", afirmó el jeque Obeidi.

Los niños están siendo prioritarios porque han sufrido un lavado de cerebro en el colegio. Bajo el EI, los programas educativos se cambiaron y los niños pasaban las horas entre clases de religión en su vertiente rigorista y de manejo de las armas.

"Como profesor, lo que aprendí me permitirá borrar las ideas radicales de Dáesh de la mente de los escolares, ellos son los más influenciados" por ellas, asegura Ibrahim Mohamad Hamid, de 27 años.

El profesor tiene previsto ponerse en contacto con los padres porque "el hogar y la familia desempeñan un papel importante para propagar las ideas de tolerancia y de coexistencia".

El imán Mohammad Abaiji, de 24 años, también dará preferencia a los jóvenes, organizando en la mezquita "seminarios para difundir ideas ilustradas, porque el islam es una religión de tolerancia".

El Estado también es consciente de la necesidad de actuar. Según el subprefecto de Mosul, Zuhair Araji, "habrá clases para escolares de 7 a 14 años, y sesiones obligatorias para los profesores con el fin de eliminar la ideología de Dáesh".