Masacre en Florida

Parkland despide a sus víctimas

Tori Stetzer y Taylor Miller lucen conmovidas durante una vigilia con velas en la Universidad Atlántica de Florida para rendir tributo a las 17 personas asesinadas en el tiroteo del 16 de febrero de 2018.
Tori Stetzer y Taylor Miller lucen conmovidas durante una vigilia con velas en la Universidad Atlántica de Florida para rendir tributo a las 17 personas asesinadas en el tiroteo del 16 de febrero de 2018. Joe Raedle / AFP

La enlutada ciudad de Parkland, en Florida, comenzó a despedir a las víctimas de la masacre de la escuela Marjory Stoneman Douglas. Mientras la investigación continúa, cada vez más voces piden mayores controles de la compra y porte de armas.

Anuncios

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la primera dama, Melania Trump, acompañados por el senador por Florida Marco Rubio, visitaron el Broward Health North Hospital, ubicado en Pompano Beach, y que es uno de los centros a donde fueron trasladados algunos heridos de la matanza en Parkland.

Allí estuvieron junto a sobrevivientes del ataque y agradecieron a los médicos por atender a los heridos. De las 15 personas que resultaron heridas, solo siete, una de ellas en estado crítico, continúan en el hospital, según informaron fuentes médicas.

Tras su paso por el centro hospitalario, la pareja presidencial visitó la oficina del sheriff del condado de Broward, Scott Israel, para reunirse con los agentes del orden público que respondieron al tiroteo mortal. "Qué gran trabajo han hecho, lo apreciamos mucho", dijo Trump al grupo de funcionarios.

En la oficina del sheriff, Trump evitó, una vez más, abordar el tema de la legislación sobre armas. "¿Es necesario cambiar nuestras leyes de armas, señor presidente?” fue la pregunta de un periodista, que no obtuvo respuesta.

Trump: "hagan algo en vez de enviar oraciones"

La masacre reavivó el acalorado debate sobre la legislación de armas. Una multitud de estudiantes de secundaria de Florida protestó por un mayor control de armas. Estudiantes del South Broward High School, en la ciudad de Hollywood, sostuvieron carteles a lo largo de una transitada carretera para pedir una legislación que frente a la violencia armada en los EE. UU..

En medio de la protesta, Ellie Branson, estudiante de esta escuela secundaria, dijo a Reuters que "toda la violencia armada ha sucedido desde siempre. Muchas personas han muerto a causa de la violencia armada y se podría prevenir si nuestro gobierno tomara acciones e hiciera cosas”.

En la misma línea, pero de un modo más contundente, resonaron las palabras de Sarah Chadwick, una sobreviviente de la masacre que escribió un tuit que se hizo viral a los pocos minutos y que resume la necesidad de leyes que protejan sus vidas: "hagan algo en vez de enviar oraciones" pidió Sarah.

Camiones con carteles por protestas de las víctimas

Tres camiones con carteles dirigidos al senador republicano Marco Rubio recorrieron este viernes las calles de Miami para exigirle que actúe a favor del control de armas y evitar así matanzas como la de Florida. "Masacre en una escuela. Y aún no hay control de las armas. ¿Por qué, Marco Rubio?" era el mensaje que los camiones llevaron hasta la oficina del senador en el marco de una campaña impulsada por la organización activista Avaaz y respaldada por otras organizaciones.

"Muchas madres que hoy están llorando por sus hijos hubieran hecho estos carteles. Hoy quisimos poner esta conversación en la calle, ya que Rubio representa una clase política que todavía no ha respondido a ninguna de nuestras preguntas", dijo a EFE el portavoz de Avaaz, Oscar Soria.

La iniciativa está inspirada en la película "Three Billboards Outside Ebbing, Missouri", que gira en torno a una madre que pide explicaciones a los alguaciles sobre el crimen de su hija utilizando tres enormes carteles publicitarios en una carretera en las afueras de esa ciudad.

Una tragedia que para algunos podría haberse evitado

El Buró Federal de Investigación (FBI) reconoció que cometió un error al no haber seguido los protocolos oportunos cuando fue alertado del comportamiento agresivo de Nikolas Cruz. En un comunicado, el FBI desveló que el 5 de enero de 2018 una persona cercana a Cruz les alertó de que el joven podía llevar a cabo un tiroteo en una escuela, puesto que poseía armas, había expresado deseos de matar a gente, tenía un "comportamiento errático" y hacía publicaciones "inquietantes" en las redes sociales.

El FBI, por razones que se desconocen, no siguió los protocolos oportunos en estos casos y no investigó ese aviso. "Todavía estamos investigando los hechos. Estoy comprometido con llegar al fondo de lo que ha ocurrido en este asunto en particular, y también en revisar nuestra forma de responder a información que recibimos del público", dijo en un comunicado el director del FBI, Christopher Wray.

Esa información recogida por el FBI debería haber sido enviada a la oficina en Miami, donde se deberían haber tomado las medidas apropiadas para investigarla. Sin embargo, la información no fue entregada y no se llevó a cabo ningún tipo de investigación.

Las repercusiones ante el proceder del FBI no tardaron en llegar. El fiscal general de EE. UU., Jeff Sessions, ordenó una "revisión inmediata" del protocolo de actuación después de que el FBI admitiera el error. "He ordenado que el fiscal general adjunto efectúe una revisión inmediata de nuestros procesos en el Departamento de Justicia y en el FBI para asegurar que alcancemos el nivel más alto de respuesta efectiva y rápida a las señales que nos llegan de riesgo de violencia", dijo Sessions en un comunicado.

Cruz, que había padecido problemas de salud mental, ha sido acusado de 17 asesinatos premeditados y se encuentra encarcelado a la espera de juicio. El tiroteo de Parkland dejó 17 muertos, 15 personas heridas y fue el decimoctavo incidente con armas ocurrido en centros educativos estadounidenses en lo que va corrido de 2018.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24