Robby Franco y el ambicioso sueño de lograr una medalla histórica para México

Anuncios

Pyeongchang (Corea del Sur) (AFP)

Robby Franco nació en Estados Unidos pero siempre sintió a México muy cerca: ahora sueña abiertamente con ser el primer representante del país azteca en colgarse una medalla en unos Juegos Olímpicos de Invierno, algo que buscará el domingo en el esquí slopestyle en Pyeongchang.

"Mi objetivo es ser el primer mexicano en ganar una medalla en los Juegos Olímpicos", dice el joven de 24 años en una entrevista con la AFP, recordando que en las ocho ediciones anteriores del evento en las que México ha estado representado nunca consiguió subir al podio y siempre tuvo que conformarse con la máxima olímpica de que lo importante es participar.

Franco afirma estar "emocionado y un poquito nervioso" ante su bautizo olímpico, pero sobre todo "triste" por el terremoto ocurrido en México.

"Espero que la gente esté bien. Fuerza México", lanza.

De ojos claros y amplia sonrisa, su historia familiar está dividida entre Estados Unidos y México. En un escenario muy diferente al de la nieve y las gélidas temperaturas de estos días en Pyeongchang, sus padres se conocieron haciendo deporte, aunque no precisamente de invierno: estaban jugando al voleibol en la playa en Los Angeles.

Ahora vive en Breckenridge (Colorado) en los inviernos y en los veranos va a México DF, al país que le permite su debut olímpico.

"Quería representar a México en las Olimpiadas por las grandes oportunidades que pueden surgir, la posibilidad de seguir mis sueños y porque el esquí slopestyle nunca antes había sido representado por un mexicano", afirma.

El sueño olímpico lo ocupa por ahora todo y ha aparcado sus estudios universitarios para priorizar el esquí.

"¡Esquiar ocupa todo mi tiempo, entrenando y tratando de mejorar! Me gustaría terminar la universidad y obtener un título", puntualiza.

- Inspirar a Latinoamérica -

En su sueño olímpico de Pyeongchang, Robby Franco, que llega a Corea del Sur como 28º del ránking y por lo tanto no entre los principales favoritos de su prueba, es consciente de que los deportes de invierno no son muy populares en México, algo que quiere contribuir a cambiar.

"Creo que estar en los Juegos Olímpicos ayudará a popularizar los deportes de invierno para México y todos los países latinos. Espero mostrar lo divertido que es mi deporte y espero influir en que haya más esquí en más países de América Latina", se ilusiona.

Habiendo nacido en Estados Unidos y con la bandera mexicana en estos Juegos de Pyeongchang, Robby Franco admite que en los últimos meses le han preguntado más de una vez por el presidente Donald Trump y su promesa del muro entre los dos países. Pero él prefiere no desviarse mucho del deporte.

"La gente trata de preguntarme sobre Trump todo el tiempo. Sólo les digo que soy un deportista y que estoy aquí para hablar sobre mi gran deporte y que no soy un político. También creo que las personas tienen derecho a votar y pensar que lo que quieren es correcto. ¡Simplemente creo que educarse a sí mismo usualmente ayuda a tomar mejores decisiones!", afirma.

Para el día en el que tenga que colgar los esquíes, el futuro le puede deparar un camino en el mundo de la empresa. En su perfil de Instagram presume de la tradición familiar de fabricantes de salsas y de su empresa en ese sector, aunque de momento donde quiere dejar el mejor sabor es en la competición del domingo en Pyeongchang.