El austríaco Hirscher y Noruega siguen brillando en Pyeongchang

Anuncios

Pyeongchang (Corea del Sur) (AFP)

El austríaco Marcel Hirscher, mejor esquiador del mundo los últimos seis años, conquistó este domingo su segundo título olímpico al hacerse con el oro en el Gigante de los Juegos de Pyeongchang, en una jornada en la que Noruega sigue sumando podios, con dos oros y una plata.

Con una cómoda ventaja al final de la primera manga, el reciente campeón olímpico de la Combinada, de 28 años, superó al noruego Henrik Kristoffersen (plata) por 1 segundo y 27 centésimas, y al francés Alexis Pinturault (bronce) por 1 segundo y 31 centésimas.

El rey del esquí alpino tendrá ocasión el jueves en el Eslalon de conquistar un tercer título olímpico.

Este Gigante estuvo marcado por la buena actuación que la delegación francesa, que colocó a cuatro de sus representantes entre los siete primeros, con Thomas Fanara (5º), Victor Muffat-Jeandet (6º) y Mathieu Faivre (7º), además del bronce de Pinturault.

El estadounidense Ted Ligety fracasó en su defensa del título olímpico, con un discreto 15º puesto, a más de tres segundos del ganador.

Hirscher ganó y lo hizo dando un golpe de autoridad que le otorga el papel de favorito para ganar el Eslalon y conquistar un triplete pocas veces visto en la historia del esquí alpino.

Sólo el austríaco Anton Sailer (1956 en Cortina d'Ampezzo) y Jean-Claude Killy (1968 en Grenoble) se llevaron la triple corona en categoría masculina. Y la croata Janica Kostelic es la única esquiadora en haber realizado esa proeza (2002 en Salt Lake City).

- En busca del triplete -

El Eslalon es además la prueba favorita de Hirscher.

"El oro en la Combinada fue una sorpresa. Hoy era muy esperado. Pero no fue fácil liberarse de la presión. Ayer, durante la bajada libre sentí que mis esquíes respondían bien sobre esta nieve", declaró el ganador.

Esquiador sin igual, su bajo centro de gravedad le permite salir de las curvas más rápido que los demás.

Noruega conquistó la medalla de oro del relevo masculino (4x10 kilómetros) de esquí de fondo.

Johannes Hoesflot Klaebo marcó la diferencia en el último relevo ante el ruso Denis Spitsov.

Noruega no había conquistado esta prueba en los Juegos Olímpicos desde 2002.

Otro noruego, Oystein Braaten se proclamó campeón olímpico de esquí Slopestyle.

Braaten, de 22 años y ya ganador de los X-Games el año pasado, puso el listón muy alto desde la primera manga de la final, con un espectacular run que le sirvió para conseguir 95,00 puntos.

Esta es la novena medalla de oro para Noruega desde el inicio de los Juegos y la 25ª en total.