Saltar al contenido principal

Israel acusa a Irán de interferir en la estabilidad de Medio Oriente

Cedida a Reuters

En el marco de la Conferencia Internacional de Seguridad en la ciudad de Múnich en Alemania, Israel e Irán se enfrentaron verbalmente: ambos se acusaron de generar inestabilidad en la zona de Medio Oriente.

Anuncios

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, advirtió sobre el riesgo que representa Irán para la región si continúan con sus intenciones de aumentar sus capacidades nucleares: “Irán es la mayor amenaza para el mundo, no sólo para Israel y Oriente Medio”, “y una vez que tenga un arma nuclear, será más difícil detenerlo”, mencionó durante la Conferencia Internacional de Seguridad.

El acuerdo para detener el programa nuclea de la República Islámica, suscrito entre Irán y cinco países, en opinión del mandatario israelí, “es una estrategia de apaciguamiento” que sólo está dilatando un futuro conflicto.

Como ejemplo comparó este acuerdo con el que firmaron algunas potencias de Europa con Adolfo Hitler en Múnich en 1938 que no cumplió su objetivo principal: evitar el estallido de la Segunda Guerra Mundial que arrasó con continente europeo, “pido no repetir los errores del pasado. El apaciguamiento nunca funciona” afirmó Netanyahu.

Ante un nutrido grupo de asistentes Netanyahu comentó que la posición agresiva de Irán está teniendo una “consecuencia positiva” para la región. De acuerdo al mandatario “árabes e israelíes están más juntos que nunca” lo que puede traer “unidad a la región” y quizá a largo plazo “paz” entre israelíes y palestinos y el mundo árabe.

Netanyahu añadió que “los árabes reconocen que Israel no es un enemigo, sino un aliado” esto al referirse a que comparte la misma óptica sobre ese tema, dado que para algunos Estados del mundo árabe de mayoría sunita ven a Irán –de mayoría chiita- como una amenaza, para la región.

Israel amenazó con actuar para defender sus intereses.

El primer ministro mostró a los asistentes –con un mapa en mano- el plan que tiene Irán para establecer un pasillo de influencia entre el mar Caspio y el mar Mediterráneo: “Israel tiene sus líneas rojas e Irán trata de cruzar esas líneas rojas”, “algo que no permitiremos” y añadió “actuaremos sin dudar para defendernos”.

Acto seguido el mandatario israelí mostró un trozo de un dron que fue derribado en espacio aéreo de su país y que, según inteligencia de Israel, sería de origen iraní, pero habría sido lanzado desde territorio sirio. El hecho fue tomado por las autoridades israelíes como una provocación y una violación de la soberanía del Estado de Israel.

Por su parte el gobierno de Irán afirmó que, como parte de su compromiso en la guerra en Siria, el país desea tener “presencia militar permanente” con bases navales y aéreas en territorio sirio, desde donde podría atacar a Israel fácilmente.

Por último, el primer ministro afirmó que si el gobierno de Siria, encabezado por Bashar Al Assad, profundiza su alianza militar con Irán estarían forzando el cambio del “estatus quo” de países como Líbano y Siria y poniendo en peligro la paz en la región.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.