Abusos en la iglesia católica

El Vaticano renueva Comisión sobre abusos sexuales

El papa Francisco  tras celebrar una homilía en la Basílica de Santa Sabina con motivo del Miércoles de Ceniza, en Roma, Italia, hoy, 14 de febrero de 2018.
El papa Francisco tras celebrar una homilía en la Basílica de Santa Sabina con motivo del Miércoles de Ceniza, en Roma, Italia, hoy, 14 de febrero de 2018. EFE/ Filippo Monteforte

El papa Francisco nombró a nueve comisarios para que se incorporen a la Comisión Pontificia para la Protección de Menores (CPPM), algunos de ellos son víctimas de abusos por parte de religiosos, informó la Santa Sede.

Anuncios

La comisión que se encarga de prevenir los casos de pederastia entre los religiosos y está presidida por el cardenal Sean O'Malley, ahora quedará formada por dieciséis personas, ochos hombres y ocho mujeres. Los nuevos nombramientos reactivan la Comisión, cuyo primer mandato de tres años había finalizado en diciembre y tenía un futuro incierto. Con la nueva medida quedaría garantizada su continuidad.

La Santa Sede explicó en un comunicado que entre ellos hay víctimas del abuso sexual por parte de integrantes del clero, pero aclaró que no daría más detalles por respeto a su privacidad. Uno de los objetivos que se propuso el pontífice católico es que, a largo o mediano plazo, pueda establecerse un “Grupo Consultivo Internacional de Supervivientes”.

Una comisión cosmopolita

Los nuevos miembros son el brasileño Nelson Giovanelli Rosendo dos Santos, la británica Jane Bertelsen, la india Arina Gonsalves, el italiano Ernesto Caffo, el australiano Neville John Owen, Benyam Dawit Mezmur (Etiopia), Myriam Wijlens (Países Bajos), Sinalelea Fe'ao (Tonga) y Teresa Kettelkamp (Estados Unidos). Todos ellos se incorporan a este órgano del que ya forman parte Gabriel Dy-Liacco (Filipinas), Luis Manuel Alí Herrera (Colombia), Hans Zollner (Alemania), Hanna Suchocka (Polonia), Kayula Lesa (Zambia), Hermenegild Makoro (Sudáfrica) y Robert Oliver (Estados Unidos).

Para el cardenal O'Malley estos nombramientos "añadirán una perspectiva global a la protección de los menores y adultos vulnerables" y en declaraciones citadas por EFE señaló que los nuevos miembros y el personal de la CPPM "comenzarán su nuevo mandato escuchando y aprendiendo de las personas que han sido abusadas, de sus familiares y de aquellos que los apoyan".

Imágen papal en caída

La renovación de la comisión tiene lugar en un momento en que el papa Francisco lidia con un escándalo de abusos en Chile que ha creado una de las mayores crisis de imagen de su pontificado. Según una encuesta Latinobarómetro, Chile es el país de Latinoamérica que peor evalúa al papa argentino y que tiene menos católicos.

Evaluación al papa Francisco, según Latinobarómetro
La pregunta original: Quiero que evalúe a los siguientes líderes en una escala de 0 a 10, en la que “0” significa que su valoración es “muy mala” y “10” que es “muy buena”.

La llegada del papa a Chile en enero fue precedida por ataques incendiarios a iglesias y se dio en medio de un intenso debate sobre los abusos sexuales a menores en el seno de la Iglesia católica, a raíz del caso de presunto abuso perpetrado por el sacerdote Fernando Karadima al chileno Juan Carlos Cruz y que habría sido encubierto por el obispo de Osorno, Juan Barros. El caso Karadima estuvo en el centro de la vida chilena durante años y muchos chilenos protestaron por la decisión del papa Francisco de convertir a Barros en Obispo en 2015.

En su viaje por América Latina, el jerarca de la Iglesia católica defendió a Barros y consideró como "calumnias" las acusaciones, lo que Cruz y otras víctimas de Karadima rechazaron señalando que era una decisión dolorosa y ofensiva. Pero a finales de enero, Jorge Bergoglio dio una especie de giro en U y designó al arzobispo de Malta, Charles Scicluna, para investigar las acusaciones de que Barros encubrió a Karadima.

Comenzaron las tareas del investigador enviado por el papa Francisco

Las labores de Scicluna comenzaron justamente el mismo día en que el Vaticano anunció la reactivación de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores. Juan Carlos Cruz se reunió en una iglesia en Manhattan con el arzobispo de Malta.

Tras el encuentro, Cruz dijo que dio un testimonio "revelador" y esperaba que condujera a la verdad. Por primera vez siento que alguien está escuchando", dijo el chileno que ahora vive en Filadelfia. Aseguró además que, aunque el tema central de la reunión era Barros, el arzobispo también le preguntó por cardenales y otros obispos. "Le dije que para mí es importante que otras víctimas que no han tenido acceso igual que nosotros al Vaticano merecen ser escuchadas. Hay muchas alrededor del mundo", afirmó Cruz.

Después de esa cita en Nueva York, el arzobispo de Malta viajará a Chile, donde se entrevistará con otras víctimas de Karadima que acusan a Barros de haber sido testigo de los abusos sexuales del sacerdote cuando este era párroco de la iglesia de El Bosque.

Cuando era adolescente, Cruz fue abusado sexualmente por el reverendo Fernando Karadima, quien fue encontrado culpable en una investigación del Vaticano en 2011 por abusar de él y de otros adolescentes durante muchos años.

El Vaticano le ordenó seguir una vida de oración y penitencia y lo excluyó del ministerio público, pero evitó el enjuiciamiento penal porque según la ley chilena había transcurrido demasiado tiempo desde los delitos. El hombre de 87 años todavía vive en Chile y el peso de la justicia jamás le cayó.

Con EFE y Reuters.

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24