Anna Gabriel anuncia desde Suiza que no comparecerá ante la justicia española

Anuncios

Ginebra (AFP)

La dirigente del partido independentista catalán CUP Anna Gabriel anunció este martes en el diario suizo Le Temps que no acudirá a una cita judicial prevista para el miércoles en Madrid y permanecerá en Suiza, comparando la situación en España con la de Turquía.

"No iré a Madrid. Me persiguen por mi actividad política y la prensa gubernamental ya me ha declarado culpable", afirmó Gabriel, una de las figuras de proa de la Candidatura de Unidad Popular (CUP, extrema izquierda separatista).

Indicó que lo hace porque considera que no tendría "un juicio justo" en su país, donde además dice haber recibido amenazas de muerte de activistas de extrema derecha y el gobierno español "no hace nada para garantizar" su seguridad.

Gabriel es la quinta política catalana que ha preferido salir de España ante la posibilidad de ser detenida por la justicia por su papel en un intento de secesión de la región española de 7,5 millones de habitantes.

El primero de ellos fue Carles Puigdemont, presidente separatista destituido por Madrid el 27 de octubre, instalado en Bélgica y que pretende dirigir la región desde fuera. Con él se marcharon cuatro exministros regionales.

En la entrevista con Le Temps, la política compara la situación en España a la creada por las purgas en Turquía y asegura que se está produciendo una "caza de brujas" contra los independentistas.

La dirigente separatista estaba citada el miércoles por un juez del Tribunal Supremo encargado de la investigación sobre el intento de secesión en Cataluña en octubre pasado.

En la causa ya están investigados más de una veintena de dirigentes independentistas y cuatro están encarcelados, entre ellos el ex vicepresidente del ejecutivo catalán Oriol Junqueras, desde hace más de tres meses.

La portavoz de la CUP, destaca Le Temps, ha preferido evitar ser encarcelada.

"Seré más útil para mi movimiento libre que entre rejas", aseguró la antigua miembro del secretariado nacional (órgano de gestión) de la CUP.

"Cuando he visto el trato infligido a algunos de mis compañeros que aún están en prisión, desde diciembre pasado, he entendido que tenía que marcharme", añadió.

La política es investigada desde finales de noviembre por aparecer señalada como integrante de un supuesto "Comité Estratégico" encargado de "idear y pergeñar el proceso de ruptura" de Cataluña.