Candidato oficialista de Costa Rica defenderá la diversidad si gana el balotaje

Anuncios

San José (AFP)

El candidato oficialista Carlos Alvarado promete aplicar políticas inclusivas en Costa Rica si es electo presidente en el balotaje que disputa contra un evangelista opuesto al matrimonio homosexual, ganador de la primera vuelta.

"Estamos recorriendo el país llevando nuestra propuesta, estamos enfatizando mucho que seremos un gobierno para todos y para todas", declaró Alvarado en una entrevista con AFP.

A su juicio, "un presidente en el siglo XXI sabe que las sociedades son diversas, complejas, y que un gobernante tiene que recoger esa diversidad en su mandato, no puede gobernar solo para un grupo. Queremos un país que aglutine a todas las personas".

Carlos Alvarado, un periodista y politólogo de 38 años, irá a la segunda ronda electoral el 1 de abril frente al también periodista y predicador evangélico Fabricio Alvarado, de 43 años.

Este último era un candidato marginal entre los 13 que disputaron la primera ronda electoral el 4 de febrero, hasta que una opinión de la Corte Norteamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) a favor del matrimonio homosexual se convirtió en el centro del debate de cara a los comicios.

Fabricio Alvarado capitalizó el favor del electorado más conservador y religioso al proponer el retiro de Costa Rica de la CorteIDH, lo que inyectó fuerza a su candidatura y lo convirtió en el aspirante más votado.

Una encuesta publicada la semana pasada por el Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP), con margen de error de 3,6%, puso en evidencia un empate técnico con 45% de intenciones de voto para el predicador y 42% para Carlos Alvarado.

Pese a que la oposición a las uniones entre personas del mismo sexo fortaleció a su adversario, el candidato oficialista defiende su apoyo a ese tipo de matrimonio.

"Yo tengo una posición que he hecho pública, entiendo que tengo que gobernar para todos los costarricenses", sostuvo el exministro de Trabajo del actual gobierno.

A su juicio, las posturas de su adversario ponen en riesgo la imagen de Costa Rica como país democrático y respetuoso de los derechos humanos.

"Costa Rica tiene que apalancar sus fortalezas, la democracia, el respeto a los derechos humanos que está en juego en esta elección, sería perder una de nuestras grandes banderas en el círculo de naciones", sostuvo.

- Crisis fiscal -

Carlos Alvarado insistió en que el próximo gobierno será de unidad nacional para enfrentar los grandes retos que encara el país, particularmente su abultado déficit fiscal.

"He estado fortaleciendo la comunicación con líderes de otros partidos, entendiendo que el futuro gobierno de Costa Rica tiene que ser de unidad nacional, que aglomere a las mejores personas de los distintos partidos", dijo en la entrevista.

Aunque reconoció que el tema del matrimonio igualitario ha dominado la agenda electoral, Carlos Alvarado considera que la preocupación por la situación económica del país se ha posicionado en la conciencia de los votantes.

El déficit fiscal alcanzó 6,2 del PIB en 2017 y, como consecuencia, el saldo de la deuda pública alcanzó 65,1% del PIB.

Los últimos cuatro gobiernos, incluyendo al actual, han fracasado en sus intentos de promover una reforma fiscal que permita hacerle frente al faltante.

Alvarado considera posible alcanzar un acuerdo para hacerle frente al déficit fiscal que incluya una reforma tributaria, control de gastos y eficiencia en el manejo público.

"El incentivo para llegar al acuerdo es el apremio de la situación, pero también la voluntad expresa de muchos sectores de la política nacional", comentó el candidato.