"El asesino del láser" espera un nuevo veredicto en Alemania

Anuncios

Fráncfort (AFP)

"El asesino del láser", un sueco que cumple cadena perpetua en su país por una serie de ataques racistas, recibirá este miércoles el veredicto de un tribunal alemán sobre el asesinato de una mujer judía hace 25 años en Fráncfort.

El acusado, John Ausonius, tiene ahora 64 años y actualmente cumple cadena perpetua en Suecia por dispararles a una decena de personas en 1991 y 1992, utilizando para ello un láser.

Los ataques, centrados en personas de origen extranjero, dejaron un muerto y varios heridos graves. Según el autor de la matanza de Utøya, el noruego Anders Breivik, Ausonius fue una de sus fuentes de inspiración.

Ausonius cumplía condena en Suecia tras haber sido sentenciado a cadena perpetua en 1995 pero a finales de 2016 fue extraditado a Alemania para ser juzgado por el asesinato en febrero de 1992 de Blanka Zmigrod, una mujer judía de 68 años, que trabajaba en un guardarropa y que había sobrevivido a los campos de concentración.

La mujer murió por un disparo en la cabeza pero los investigadores no han podido esclarecer si realmente hubo una motivación antisemita en el asesinato.

El martes, la acusación pidió una pena de cadena perpetua por "asesinato agravado", con un mínimo de 15 años de pena irreductible.

El motivo del asesinato parece fútil: Ausonius estaba convencido que la víctima le había robado su agenda electrónica que contenía los números de sus cuentas bancarias y quería vengarse.

Se habían cruzado en el guardarropa de un hotel de Fráncfort donde ella trabajaba.

En el momento de recuperar su abrigo, él la acusó de haber sustraído su agenda electrónica de uno de los bolsillos, algo que la sexagenaria negó.

Entonces, la dirección del establecimiento le pidió a Ausonius que dejara el lugar, según el diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ).

- Teñido de rubio -

"¡Vamos a volver a vernos!", le dijo John Ausonius, que niega los cargos. Según los investigadores, después del asesinato se llevó su bolso, ya que estaba convencido de que tenía la agenda desaparecida.

Ausonius, cuyo verdadero nombre es Wolfgang Alexander, nació en Suecia de un padre suizo y de una madre alemana. Estaba obsesionado con parecerse a un "verdadero" sueco, al punto de que llegó a teñirse el pelo rubio y a ponerse lentes de contacto azules, indicó FAZ.

Según los antecedentes del diario, tenía un trastorno de la personalidad, un comportamiento extremadamente violento, especialmente con las mujeres y efectuó varios asaltos contra bancos.

Interrumpió sus estudios muy pronto y cumplió con el servicio militar, donde su precisión como tirador llamó la atención. Después subsistió realizando pequeños trabajos informales, antes de hacer fortuna especulando en bolsa, dinero que perdió finalmente quedando en la calle sin nada.

Según los investigadores alemanes, cometió el asesinato de Fráncfort después de haber salido de Suecia huyendo tras los ataques racistas. Después, en junio de 1992 volvió a Estocolmo para intentar, nuevamente, asaltar un banco.

El noruego Anders Breivik, responsable de la matanza de Utøya que dejó 77 muertos en julio de 2011, dijo durante el proceso en su contra que John Ausonius era uno de sus modelos, al igual que el trío neonazi alemán Clandestinidad Nacional Socialista, responsable de una serie de crímenes racistas en la década de 2000.

Breivik fue condenado en 2012 a 21 años de prisión, la pena máxima en Noruega.