Saltar al contenido principal

Marib, un oasis de estabilidad en un Yemen en guerra

4 min
Anuncios

Marib (Yemen) (AFP)

En las calles de Marib, el ruido de las obras de construcción sustituyó al de la guerra. Esta ciudad yemení rica en petróleo es un remanso de estabilidad en un país devastado.

Yemen sufre la peor crisis humanitaria en el mundo, consecuencia de una guerra entre las fuerzas del gobierno del presidente Abd Rabo Mansur Hadi, apoyado por Arabia Saudita, y los rebeldes hutíes chiitas, respaldados por Irán.

Pero Marib, otrora un bastión de Al Qaida, quedó al margen, relativamente, de la violencia gracias a sus reservas de petróleo y gas, su proximidad a Arabia Saudita y la inusual cohesión tribal que contribuyó a repeler las incursiones de los hutíes.

"Hemos conseguido alejar la guerra de Marib", afirma a la AFP el gobernador provincial Sultán al Arada.

Marib, al este de la capital, Saná, es la ciudad más floreciente de Yemen, en parte por la llegada de cientos de miles de desplazados, entre ellos empresarios y médicos.

Las obras de construcción se multiplican y con ellas las perspectivas de trabajo para los jóvenes en un país con un desempleo endémico.

"El desarrollo espectacular de Marib no llegó pese al conflicto sino debido a él", analiza Farea al Muslimi, experto en Yemen en el centro de reflexión Chatham House de Londres. "Marib supo sacar ventaja del caos que la rodea", estima.

La administración local se reforzó por el debilitamiento del gobierno central, exiliado en la ciudad portuaria de Adén (sur), donde los separatistas del sur contestan su autoridad.

- 'Oportunidades' -

Obaid Zubaiyen, al frente de una empresa familiar de comercio y construcción con intereses en el Golfo, es uno de estos hombres de negocios que ha vuelto a la ciudad tras huir del país en 2011.

"La familia está de vuelta porque Marib es sinónimo de oportunidades", explica Misbah Ohag, un responsable del grupo mientras muestra a la AFP los planes de un proyecto de millones de dólares para la construcción de mansiones, apartamentos y centros comerciales.

El gobernador de Arada prevé construir un aeropuerto internacional y quiere atraer turistas a Marib, sobre todo para que visiten las ruinas de un templo del reino de Saba.

Y eso que las cicatrices de la guerra siguen ahí, como las miles de minas colocadas por los hutíes alrededor de la ciudad.

En un centro de reeducación para niños soldados, los dibujos recuerdan los estragos de la guerra. Uno de ellos representa una granada, un tanque y manchas de sangre. Lleva escrita una frase: "Hicieron estallar mi colegio".

"Tantas personas muertas y amputadas", lamenta Mohamed Abdo al Qubati, director del hospital general de Marib, que alberga el único centro de prótesis funcionales en el territorio controlado por el gobierno.

Marib se aprovechó del dinamismo y de los conocimientos de algunos desplazados, pero su número comienza a plantear problemas, según las autoridades. Se calcula que 1,5 millones viven en esta ciudad, que contaba con 350.000 habitantes antes de la guerra.

- 'Tragedia' -

Los rebeldes hutíes asediaron Marib durante meses en 2015 tras haberse apoderado de Saná. Las tribus locales apoyadas por la coalición dirigida por Riad lograron hacerlos retroceder.

El gobernador Arada, uno de los jefes tribales más influyentes de la región, consiguió convencer a otros dignatarios de tribus para que prestaran lealtad al gobierno de Hadi.

Marib se enfrenta no obstante a la amenaza constante de disparos de cohetes hutíes. El año pasado, un ataque mató a seis niños, afirma Arada.

Las familias de esta ciudad se ven menos afectadas que otras por la guerra, que ha causado más de 9.000 muertos. Con todo sufren sus consecuencias.

Para ir a ver a Saná a su hijo periodista Tawfiq, encarcelado por los hutíes, Amina al Ayashi, de 55 años, va por una carretera llena de retenes, y asegura que los rebeldes los "cachean de una forma humillante".

Morsal Haidara, profesor de inglés de la universidad de Marib -que reabrió en 2016 después de meses de combates- compara lo que pasa en Yemen con una "tragedia" fratricida digna de una obra de Shakespeare.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.