Protestas en Argentina

Argentina: Sindicatos se movilizaron en rechazo a las políticas económicas del gobierno de Macri

Manifestantes protestan contra las reformas del gobierno de Mauricio Macri durante una marcha sindical en Buenos Aires, el 21 de febrero de 2018.
Manifestantes protestan contra las reformas del gobierno de Mauricio Macri durante una marcha sindical en Buenos Aires, el 21 de febrero de 2018. Martín Acosta / Reuters

El gremio de camioneros convocó a la marcha, a la que se sumaron centrales estatales, partidos de izquierda y opositores. La protesta incluyó bloqueos en algunas de las principales vías de tránsito de Buenos Aires.

Anuncios

El Sindicato de Camioneros, uno de los de mayor convocatoria en el país, encabezó la movilización en repudio de las propuestas de la administración de Mauricio Macri, principalmente la reforma de pensiones aprobada en diciembre de 2017 y un proyecto de flexibilización laboral que el mandatario pretende llevar al Congreso en marzo.

A lo largo de la jornada, que tuvo como actividad central una marcha y un acto en la avenida 9 de Julio, principal arteria de Buenos Aires, también se realizaron bloqueos de caminos adyacentes, generando dificultades en la circulación en la capital argentina.

Ante los miles de manifestantes, el líder sindical, Hugo Moyano, llamó al presidente argentino a “no continuar con políticas que obliguen a los sectores más vulnerables de nuestra sociedad, los jubilados, las personas mayores, a pasar hambre”.

La movilización también fue acompañada por algunos partidarios de los expresidentes, el fallecido Néstor Kirchner y su esposa Cristina Fernández. Durante los 12 años de gobierno kirchnerista, Moyano mantuvo una postura pendular, que varió desde el apoyo inicial al rechazo posterior. Sin embargo, las diferencias quedaron al margen momentáneamente para compartir el terreno opositor al actual gobierno.

La marcha se da en un momento en el que Macri busca reducir el déficit fiscal de Argentina – del 3,9 por ciento en 2017 a un proyectado 3,2 para este año - mediante la reducción gradual de los subsidios para el gas y el transporte, movimientos que generaron una suba impopular en las facturas de servicios públicos y tarifas de autobuses.

En esa misma línea, y tras la aprobación de la reforma de pensiones que provocó una caída en los ingresos de la tercera edad, Macri apunta a modificar la legislación laboral para atraer a los inversionistas, que desde hace años se muestran reticentes a arribar a Argentina debido a que es considerado uno de los países más costosos para las empresas en Latinoamérica.

El amplio respaldo en las elecciones legislativas de octubre de 2017 le permitió a Macri contar con cierta legitimidad popular para profundizar estas medidas. No obstante, aún carece de mayoría en el Congreso y las protestas contra la reforma pensional han desacelerado en parte el impulso del gobierno.

Hugo Moyano, el líder sindical que está siendo investigado por supuesto desvío de fondos

Al margen de la cuestión política y social, la protesta impulsada por el sindicalista Moyano tuvo un trasfondo judicial. Ocurre que el dirigente está siendo investigado por el supuesto desvío de fondos correspondientes a la obra social del gremio de camioneros hacia sociedades pertenecientes a su familia, en una causa iniciada por las denuncias de diputadas oficialistas.

Esa controversia judicial terminó de quebrar una relación, cuanto menos, cordial entre el gobierno y el principal referente sindical. Facundo Moyano, hijo de Hugo y diputado por el peronista Frente Renovador, reconoció que anteriormente había una “buena relación” entre el dirigente gremial y Macri y recordó que el propio presidente lo invitó a varios actos.

En la misma línea, Facundo Moyano vinculó la investigación contra su padre con su postura crítica a las medidas gubernamentales. “De un día para otro, cuando se opone a la reforma laboral, cuando se opone a la baja del convenio colectivo de camioneros es malo, aparecen las causas”, reclamó.

Por su parte, durante su discurso ante los manifestantes, Hugo Moyano aseguró no tener “miedo de ir preso” y aclaró que no está implicado “en ningún caso de corrupción de momento”.

Al igual que Moyano, en los últimos meses se multiplicaron las investigaciones y detenciones de sindicalistas, algunos de ellos con décadas al frente de esas dependencias y poseedores de grandes fortunas. Esa tendencia fortalece el discurso gubernamental, que cataloga a varios de estos dirigentes como integrantes de una “mafia sindical”.

A la vez, la asistencia a la marcha dejó en evidencia la fractura entre los dirigentes sindicales, que no unifican una postura frente al gobierno de Macri y se debaten entre una oposición abierta o un acercamiento para intentar suavizar las medidas.

Macri pidió “construir soluciones”

Previo a la marcha, en la mañana del 21 de febrero, el presidente argentino Mauricio Macri llamó a los gremios a construir “soluciones sin aprietes, sin extorsiones, sin comportamientos mafiosos, sin buscar privilegios”.

Por su parte, en declaraciones al canal de noticias argentino TN, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, sostuvo que “hay algunos que defienden privilegios” y señaló que el Gobierno no acepta “condicionamientos ni conductas extorsivas”.

“Más allá de la movilización, en Argentina nos tenemos que dar un debate de qué país queremos, si queremos un país que privilegie cuestiones personales o colectivas. Y yo hoy no escuché ninguna propuesta, ninguna predisposición a pensar esa Argentina, sino más bien vi un conjunto de argentinos defendiendo privilegio”, sostuvo Triaca, en tono crítico al mensaje de Moyano.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24