Gisin arrebata la gloria a Shiffrin y Vonn

Anuncios

Pyeongchang (Corea del Sur) (AFP)

Dos estrellas estadounidenses partían de inicio con la vitola de favoritas, Mikaela Shiffrin y Lindsey Vonn, una experta en eslalon, la otra en la descenso, pero fue la suiza Michelle Gisin la que jugó un papel estelar en la combinada de los Juegos de Pyeongchang.

En la que salvo sorpresa habrá sido la última carrera de Vonn en unos Juegos Olímpicos, la reina de la velocidad no pudo confirmar en el eslalon las buenas sensaciones que dejó en el descenso. La estadounidense de 33 años se salió de pista en las primeras puertas de la disciplina técnica.

Sexta en el Descenso, Shiffrin aprovechó su especialidad preferida para remontar posiciones hasta la cabeza. Pero Gisin, vigente subcampeona del mundo de combinada y tercer tiempo en el descenso, logró mantener una parte de su ventaja para privar a la esquiadora de Vail de una segunda corona olímpica en las pistas surcoreanas, luego de haber conquistado el gigante.

"Es una bonita forma de concluir los Juegos", estimó Shiffrin, que confirmó que no participará en la prueba por equipos el sábado.

Después de comenzar los Juegos ganando el oro en el gigante, sumó una medalla de plata para consolarse de su fracaso en el eslalon, donde quedó a pies del podio.

Shiffrin concedió 1 segundo y 21 centésimas en el descenso a la que fue a la postre ganadora suiza.

Shiffrin sumó su tercera medalla olímpica, las mismas que Vonn, y está ya una del récord para una esquiadora estadounidense, que ostenta Julia Mancuso, con cuatro medallas (1 oro).

La también helvética Wendy Holdener, campeona del mundo de la especialidad, completó el podio.

- Cuatro años después de su hermana -

En la familia Gisin hay ya dos campeonas olímpicas. Hace cuatro años fue su hermana mayor Dominique la que subió al cajón más alto del podio en descenso.

Sobre la pista de Jeongseon, esta vez fue Michelle (24 años) -ante la mirada de su hermana, ya retirada- la que se llevó el oro. Algo que toma mayor valor después de su caída la víspera en el Descenso.

"Mi hermana se quedó conmigo toda la tarde y toda la noche. Ella se ocupó de todo, tanto que estuve muy relajada. Me limité a destensar y dormir", explicó Gisin.

Tercera en el descenso, la esquiadora suiza de Engelberg, de 24 años, firmó el cuarto crono del eslalon para suceder a la Alemana Maria Höfl-Riesch en el palmarés de una prueba llamada a desaparecer del programa olímpico.

Gisin demostró una regularidad de la que adoleció Lindsey Vonn.

Inicialmente prevista para el viernes, la combinada fue adelantada 24 horas a causa de las pésimas predicciones climáticas. Una decisión acertada vista la nieve que caía al término de la prueba.