Italia espera que "clima positivo" con Brasil ayude a "solucionar" caso Battisti

Anuncios

Brasilia (AFP)

El canciller italiano, Angelino Alfano, afirmó este jueves en Brasilia que el "clima positivo" en las relaciones bilaterales podría favorecer una "solución" del caso del exmilitante de ultraizquierda Cesare Battisti, condenado por asesinato en Italia, que reclama su extradición.

"Italia sigue con extrema atención la evolución del caso Battisti en la justicia brasileña", dijo Alfano tras una reunión con su homónimo brasileño, Aloysio Nunes.

"Esperamos que, en pleno respeto a la independencia de la Justicia, con el clima positivo que se ha instaurado entre nuestros países, se pueda llegar a una solución sobre esa cuestión, que todavía es muy sensible en Italia", añadió el ministro italiano, que llegó a Brasil para una visita oficial en la que también se reunió con el presidente Michel Temer.

Battisti fue condenado a cadena perpetua en Italia por cuatro homicidios en la década de 1970, de los que se declara inocente, pero escapó y pasó unos 30 años entre México y Francia, donde desarrolló una exitosa carrera como escritor de novelas policiales, antes de huir a Brasil en 2004.

Seis años después, el entonces presidente izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) denegó su extradición, que había sido autorizada por la corte suprema.

Pero tras el impeachment en 2016 de Dilma Rousseff, heredera política de Lula, y con el conservador Temer al comando, el gobierno brasileño ha dado señales de que podría revertir esa decisión, aunque esperará que la corte suprema se expida sobre si es posible revisar la postura del Ejecutivo.

Battisti, de 63 años, vive en el estado de Sao Paulo (sudeste) y está bajo vigilancia electrónica desde el año pasado a la espera de ser juzgado por presunta tentativa de evasión de divisas.

El italiano fue detenido en una localidad fronteriza con Bolivia portando una suma de dinero mayor a la permitida, lo que fue interpretado por un juez como un intento de fuga.

Battisti sostiene que su detención el año pasado fue un "secuestro organizado" para crear las condiciones para que el gobierno de Temer autorice su extradición.