Laura Gómez, de la ruedas al hielo en seis meses para cumplir el sueño olímpico

Anuncios

Pyeongchang (Corea del Sur) (AFP)

Laura Gómez, una colombiana de 27 años, vio como hace seis meses no era seleccionada para el que podía ser su cuarto mundial de velocidad patinaje sobre ruedas. En ese momento decidió intentarlo en el hielo y se marchó a Salt Lake City para probar y aprender. En medio año consiguió ocupar el segundo puesto de reservas para los Juegos de Invierno de Pyeongchang. La suspensión de Rusia por su dopaje institucionalizado le abrió las puertas.

"En 2017 estaba intentando ingresar en la selección de patinaje sobre ruedas y me quedé fuera. Fue un golpe muy duro porque me sentía bien y bien preparada. El mismo día que me quedé fuera de la selección, me dije que este es el momento de intentar en el hielo y aquí estoy", explica Laura Gómez, que compite el sábado en la prueba de mass-start, a la AFP.

En seis meses tuvo que cambiar todo y solo una semana antes de los Juegos supo que podía participar.

"Empecé a practicar en ruedas con tres años, en Antioquía. En 2011 me fui a Medellín para estudiar en la universidad y fue como empezar a despegar, entrenando con más compromiso y responsabilidad", añade.

Laura Gómez cree que esta participación olímpica ha hecho justicia a muchos sacrificios.

"Para poder llegar hasta aquí he tenido que pasar momentos duros en mi carrera deportiva pero no en el hielo, donde llevo muy poco tiempo. He hecho muchos sacrificios, entrenando mucho. He madrugado, he sacrificado actos familiares, fiestas, por entrenamientos, por campeonatos en ruedas, no ha sido fácil". señala.

- Tres Mundiales en ruedas -

"Llevo poco tiempo en el hielo pero eso no quiere decir que no me haya preparado toda la vida para este momento. Asistí a tres Mundiales en ruedas y ahora estoy recibiendo algo mas importante que es como deportista asistir a unos Juegos. Me llena de orgullo y felicidad. Trabajar tan duro toda una vida no ha sido en vano y llega la recompensa", dice.

"Cuando era pequeña hacia otras cosas. En mi colegio hacía básquet y voleibol. También ballet, pero siempre lo compartía con el patinaje. Siempre fue el centro de mi vida", añade.

La patinadora de El Carmen de Viboral, la tierra de la loza en Antioquia, tiene un especial recuerdo en este momento para su madre.

"Ha sido mi principal apoyo. Le tengo que agradecer tanto soporte, su nombre es María Eugenia Quintero", explica orgullosa la patinadora, que siente un especial afecto por los animales.

"Tengo dos mascotas, dos pastores alemanes y mi mamá adoptó otro perrito hace poco. Estudié ingeniería biomédica. Me gustaría poder ejercerla en el área de veterinaria", señala.

La antioqueña será la primera mujer nacida en Colombia en participar en unos Juegos de Invierno.

- Primera colombiana olímpica -

"Haber sido la primera mujer nacida en mi país en participar en un Juegos de Invierno me enorgullece como mujer, como persona, como colombiana. Es un privilegio que pocas personas pueden tener. Es un regalo de la vida, que voy a aprovechar de la mejor manera. Me siento feliz por esto que acabo de lograr", explica.

"Mis objetivos personales y deportivos, para ser sincera y honrada no pueden ser aspirar a un podio, porque llevo poco tiempo. Mi objetivo es estar mejor que en mis carreras anteriores, patinar mucho mejor. La técnica es una de las cosas que más me ha costado. Trataré de buscar la mejor posición posible", resume.

La antioqueña es uno de los cuatro deportistas colombianos presentes en los Juegos, un récord después de la única experiencia de en Vancouver-2010.

"Siento que Colombia tiene mucho talento, hay una cantidad de deportistas que son excelentes. El deporte que quieran hacer van a sacarlo adelante. Colombia puede tener futuro en estos deportes en unos cuantos años. Se necesita que todas las personas que se inclinen por este deporte se decidan y se arriesguen, ya que lo que sobra es talento", concluye.