Saltar al contenido principal

Trump llega finalmente a Londres... como protagonista de un musical

Anuncios

Londres (AFP)

La largamente esperada visita de Donald Trump a Londres se produce finalmente en forma teatral, en un musical que narra como el Reino Unido le vende Escocia al presidente estadounidense tras el Brexit.

Interpretado por el actor de 24 años David Burchhardt, el personaje de Trump es más delgado que el real pero su peinado es perfectamente reconocible.

El presidente de "Trump: The Musical", que se representa en el teatro Waterloo East, tiene además la misma querencia por los exabruptos y la misma obsesión por las noticias falsas.

La obra es una creación del grupo Blowfish Theatre, una "troupe" juvenil de Sheffield, en el norte de Inglaterra, y está ambientada en el Reino Unido tras el Brexit.

Uno de los adalides de la salida de la Unión Europea, Nigel Farage, antiguo líder del partido UKIP, se ha convertido en rey tras privatizar la monarquía y encarcelar a Isabel II.

El sistema sanitario público ha sido desmantelado, pero el país sigue necesitando dinero y Farage decide vender Escocia a Trump.

Al mismo tiempo, el presidente ruso Vladimir Putin, interpretado por la actriz Natasha Lanceley, ahoga sus penas en vodka porque Trump ha perdido interés en él.

"Oh, Donald, éramos tan cercanos, creía que te gustaba", canta el ruso.

- Catarsis -

El mismo grupo teatral llevó el año pasado a los escenarios una sátira sobre el ministro de Relaciones Exteriores británico, Boris Johnson, también conocido por su peinado y sus declaraciones polémicas.

"Pensamos, 'bueno, ya hemos hecho un musical sobre un demagogo rubio, así que lo correcto es que hagamos otro", explicó Laurence Peacock, codirector artístico del grupo.

La campaña y elección de Trump fueron una fuente de inspiración artística, pero el núcleo del argumento del musical es el Brexit, el referéndum profundamente divisivo de junio de 2016.

"El público británico está muy harto (del Brexit), pero al menos podemos reírnos. Es una catarsis", explicó Kyle Williams, el otro director artístico.

Tras interpretar a Johnson el año pasado, Burchhardt tuvo que cambiar su peluca y gestos.

Además, tuvo que ver "muchos videos de él, lo que fue doloroso".

"Donald Trump está por todas partes, así que cada uno se ha formado una imagen de lo que debería ser su imitación".

"Pero va mucho más allá. Fue como analizar un texto de Shakespeare, para mí fue igual de complicado".

El espectáculo se inspira en el género "bouffon", que se ríe de altos miembros de la sociedad, recordó Polly Bycroft-Brown, que interpreta a "Rod", una asesora de prensa del presidente estadounidense.

"El mundo está dando un giro extraño, y creo que deberíamos reírnos", dijo Peacock.

"No somos partidarios de Trump de ningún modo, estamos haciendo un musical tonto en Londres. Lo que de verdad pretendemos es que nuestra audiencia se lo pase bien".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.