El hockey femenino eleva el ánimo del 'Team USA' en Pyeongchang

Anuncios

Pyeongchang (Corea del Sur) (AFP)

Una medalla de oro que tiene un valor especialmente significativo: ganando el jueves la final del hockey hielo femenino, las jugadoras estadounidenses pusieron fin al dominio de sus rivales canadienses, a la vez que elevaron el ánimo de una delegación hasta ahora decepcionante en los Juegos de Pyeongchang.

Estados Unidos se dirigía hacia su peor balance en los veinte últimos años en los Juegos de Invierno, después de ver cómo varias opciones importantes no estaban a la altura de lo esperado.

Mikaela Shiffrin aspiraba a cuatro títulos antes de los Juegos, avalada por un inicio de temporada fabuloso en el circuito del esquí alpino. Teniendo en cuenta esas expectativas, un título en el gigante y una plata en la combinada parece un botín demasiado escaso.

La otra estrella nacional del esquí alpino, Lindsey Vonn, tuvo que contentarse únicamente con una medalla de bronce en el descenso, en su despedida de los Juegos Olímpicos.

El patinador artístico Nathan Chen no pudo ni siquiera subir al podio y las críticas sobre la actuación nacional parecían empezar a ser insistentes el miércoles, con Estados Unidos en sexto lugar del medallero, con cinco títulos.

En hockey masculino, Estados Unidos quedó eliminado por la República Checa en cuartos de final, sin poder entrar en la lucha por los metales.

Los resultados poco brillantes no estaban animando a los estadounidenses a seguir los Juegos por televisión: la televisión NBC, difusor exclusivo de los Juegos Olímpicos en Estados Unidos, veía cómo se hundían sus audiencias en 'prime time', en un 8% en relación a los Juegos de Sochi en 2014, según la radio NPR.

El diario USA Today lanzaba la voz de alarma: "Las decepciones y los casi para los estadounidenses afectaron a las estrellas, pero también a los menos conocidos".

- Un triunfo para la historia -

Para evitar el desastre, el miércoles y el jueves de esta última semana de los Juegos han conseguido suavizar en cierta forma la situación.

Jessica Diggins y Kikkan Randall triunfaron en el esprint del esquí de fondo y luego David Wise se impuso en esquí halfpipe, antes del gran momento que supuso el oro en el hockey femenino, donde Estados Unidos pudo terminar con la hegemonía de sus vecinos canadienses, que no habían perdido en los Juegos desde hacía dos décadas. El 'Team USA' se llevó la final, con emoción, en los penales.

La prensa estadounidense cambió de tono tras esa victoria, "uno de los momentos más gratificantes de la historia olímpica estadounidense", saboreaba USA Today, mientras que el tabloide New York Post destacaba que las mujeres "salvan los Juegos para el equipo estadounidense", destacando que 8 de las últimas 10 medallas antes del viernes habían sido en categoría femenina.

Estados Unidos, que remontó al cuarto lugar con ocho títulos, sigue lejos de sus objetivos: los expertos habían apuntado a unas aspiraciones de 11 medallas de oro en total, una cosecha que se antoja improbable, teniendo en cuenta que los Juegos Olímpicos se clausuran el domingo.