España, conmocionada por los enfrentamientos entre ultras en Bilbao

Anuncios

Madrid (AFP)

"Batalla campal", "altercados salvajes"... la violencia entre hinchas radicales antes del encuentro entre el Athletic de Bilbao y el Spartak de Moscú, la noche del jueves, sacudió el fútbol español, conmocionado por la muerte aparentemente accidental de un policía y preocupada por el mundial de Rusia de este año.

- La Liga, indignada -

Las televisiones en España no dejaban de retransmitir este viernes las imágenes de la violencia desatada en los aledaños del estadio bilbaíno de San Mamés, antes del encuentro de dieciseisavos de final de la Europa League: bengalas, botellazos, puñetazos, patadas, contenedores de basura volcados...

Los principales diarios deportivos publicaron en portada la imagen de un policía de la Ertzaintza, la policía regional vasca, tumbado en en plena calle con dos compañeros intentando reanimarlo.

Las autoridades insistieron en que el fallecimiento de este agente de 51 años se debió a un infarto, y no directamente a la violencia. No obstante, la conmoción era profunda este viernes en el mundo del fútbol.

"Pensamos en su familia que es lo más importante. No me gusta la violencia, cuando pasan estas cosas es muy difícil entenderlo, esperemos que no vuelvan a pasar cosas así en un estadio de fútbol", declaró el entrenador del Real Madrid, Zinedine Zidane.

La mayor parte de clubes publicaron mensajes de apoyo. Y la Liga española anunció que se guardará este fin de semana un minuto de silencio en todos los partidos del campeonato español en memoria del policía fallecido.

"Es una situación dura, estamos todos afectados, en mi caso a nivel personal porque el tema ha occurrido en Bilbao", dijo el entrenador del FC Barcelona Ernesto Valverde, ex técnico del Athletic.

"Murió en acto de servicio, velando por la seguridad de tantas personas que ayer querían disfrutar de un espectáculo deportivo que nunca debería haberse mancillado por la violencia de unos grupos que deben ser erradicados del mundo del deporte", abundó este viernes el presidente del gobierno, Mariano Rajoy.

- Quién tiene la responsabilidad -

Tras los enfrentamientos, en los que hubo cuatro heridos, la policía vasca detuvo a nueve individuos: cinco españoles, tres rusos y un polaco.

La pregunta es si pueden evitarse incidentes como estos. Las autoridades regionales vascas habían desplegado un importante dispositivo de seguridad: más de 500 policías movilizados para hacer frente a unos 2.000 hinchas rusos.

El gobierno español anunció este viernes que incrementará su vigilancia antes del encuentro entre el Atlético de Madrid y el Lokomotiv de Moscú, previsto el 8 de marzo en la capital española.

Además, el gobierno preguntará a la UEFA "qué medidas va a tomar" con respecto a los 'hooligans', según declaró su portavoz, Íñigo Méndez de Vigo.

Alemania detuvo la noche del jueves en el aeropuerto de Múnich a un supuesto hooligan ruso, buscado por Francia desde la Eurocopa de 2016 por un "intento de homicidio" contra un británico durante una trifulca en Marsella. El hincha quería viajar precisamente a Bilbao.

El portavoz de la embajada rusa en Alemania, Denis Mikerin, manifestó sin embargo su "protesta enérgica" contra esta detención, que según él es una maniobra para "politizar el tema del hooliganismo en el fútbol antes del mundial de 2018 en Rusia", previsto del 14 de junio al 15 de julio.

- Temores por el Mundial -

La cuestión de la violencia en el fútbol tiene preocupado al gobierno español, que dice temer por sus ciudadanos que viajen a Rusia.

"Hay que tomar medidas, porque si no, a lo mejor hay mucha gente que se asusta y no acude al Mundial de Rusia" de 2018, insistió Méndez de Vigo, que también es ministro de Deportes.

Las autoridades rusas aseguran que están haciendo todo para evitar que el hooliganismo perturbe la competición.

Pero la prensa española reclama más medidas, empezando por el diario Marca, que pide "reflexionar sobre esta tragedia" y sobre el problema de la violencia en el fútbol.

"Lo de los rusos hay que tomarlo en serio. Antes del Mundial", escribió en un editorial Alfredo Relaño, director del diario deportivo As. Según él, la situación de estos hinchas es parecida a la de los hooligans británicos ante la tragedia de Heysel, cuando unos fans del Liverpool causaron la muerte de 39 personas en mayo de 1985.

Por entonces, la UEFA excluyó a los clubes ingleses de toda competición continental durante cinco años y los obligó a tomar medidas contra los hinchas violentos.