Caravana de opositores contra "fraude" electoral en Honduras

Anuncios

Tegucigalpa (AFP)

Miembros de la alianza de oposición de Honduras salieron la tarde del viernes en una "caravana de la insurrección" contra el "fraude" en las elecciones de noviembre en las que resultó reelecto el presidente Juan Orlando Hernández.

"Esta es una protesta frente a los asesinatos, los atropellos y el fraude electoral", declaró a periodistas de UneTV desde el volante de su auto el coordinador de la Alianza de Oposición Contra la Dictadura, Manuel Zelaya, quien fue derrocado de la presidencia en 2009.

Zelaya y el excandidato de la alianza, Salvador Nasralla, encabezaron bajo una pertinaz llovizna la caravana de cientos de vehículos que partió de la colonia El Sitio, en el este de la capital, y tras recorrer unas diez colonias populares terminó frente a la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Varios vehículos quedaron con los neumáticos pinchados cuando infiltrados lanzaron clavos en el recorrido.

Cientos de personas salían de sus casas en los barrios y colonias gritando o sacando pancartas con la leyenda "Fuera JOH (Juan Orlando Hernández)".

"El secretario general de la OEA, Luis Almagro, dijo que tenían que hacerse nuevas elecciones", manifestó Zelaya.

Almagro propuso la celebración de nuevos comicios luego que una misión observadora del organismo concluyó que los vicios del proceso fueron tantos que se desconocía el ganador.

Zelaya añadió que la alianza espera respuesta a una solicitud hecha al Consejo Permanente de la OEA de convocar a una reunión para presentar un informe "sobre los atropellos que esta dictadura está cometiendo".

"La ONU nos dio la espalda, la OEA nos dio las espaldas también pero eso no significa que el pueblo hondureño va a bajar los brazos. En todo el país vamos a hacer manifestaciones como esta", aseveró Nasralla al mismo canal UneTV.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) propuso en un informe divulgado el jueves crear un clima de confianza para establecer un diálogo con una mediación internacional que pueda poner fin a la crisis hondureña.

En su respuesta al informe, elaborado por una misión exploratoria de la ONU aque viajó a Tegucigalpa, Zelaya y Nasralla afirmaron que aceptan un diálogo con la condición que las recomendaciones del mediador sean de obligatorio cumplimiento para el gobierno y la alianza.

La alianza acusa a los órganos represivos del gobierno de matar a más de 30 personas y arrestar a más de 800 durante las protestas que estallaron después de las elecciones.