Escocia acaba con una década de sequía ante Inglaterra y acerca a Irlanda al título

Anuncios

Edimburgo (AFP)

Escocia venció a Inglaterra por 25-13, este sábado en Edimburgo, un resultado que supone la segunda derrota de Eddie Jones en 26 partidos como seleccionador inglés y que deja a Irlanda cerca del título del Seis Naciones.

El XV del Cardo, que no ganaba a los ingleses desde 2008, realizó un primer tiempo magnífico (22-6) y aguantó la presión de los visitantes en su intento de remontada en el segundo periodo.

Escocia se lleva así la Calcutta Cup, el trofeo que gana anualmente el vencedor de estos dos enemigos acérrimos y que los escoceses no habían conquistado desde 2008 (15-9).

Inglaterra, que llevaba 14 años sin encajar un try en Murrayfield, se vio sorprendida por el sublime primer periodo de los locales, que apoyaron el oval en la zona de marca rival en tres ocasiones (dos de Huw Jones en el 15 y el 38 y uno a cargo de Sean Maitland).

Con los puntos aportados por el pateador Craig Laidlaw, el marcador llegó al descanso con un sorprendente 22-6 que complicaba las posibilidades de triunfo de los visitantes.

El equipo de Jones (que solo había perdido contra Irlanda el años pasado desde que llegó al banquillo inglés hace ya más de dos años, en noviembre de 2015) reaccionó en el segundo tiempo y anotó rápidamente un try, a cargo de Owen Farrell (44), autor de todos los puntos de su equipo.

Pero la férrea defensa local y el hecho de que Inglaterra jugó del minuto 66 al 76 con un jugador menos por la amarilla que vio Sam Underhill por un peligroso placaje a un rival, hipotecaron las posibilidades de remontada de los ingleses, que tampoco supieron jugar con la disciplina suficiente en ataque para poder superar a los estoicos escoceses.

Este resultado deja a Irlanda muy cerca de conquistar el título del Seis Naciones, después de que los Verdes se impusieran con sufrimiento a Gales por 37-27.

- Un único aspirante al Grand Slam -

Irlanda es el único equipo que suma tres victorias en otras tantas jornadas y, por lo tanto, el único que puede optar al Grand Slam (pleno de triunfos).

Inglaterra, que había ganado en las dos primeras jornadas y que aspiraba a un histórico tercer título consecutivo, está obligado ahora a vencer a Francia en París y, sobre todo, a Irlanda en Twikhenham en la última jornada si quiere conquistar el torneo.

El hecho de que los ingleses ni siquiera hayan podido sumar el bonus defensivo ante los escoceses (derrota por 7 puntos o menos de diferencia), hace que Irlanda pueda tener suficiente con una derrota por la mínima en Twickenham para llevarse el título, siempre que dentro de dos semanas ganen a Escocia en Dublín.

Por otra parte, Francia logró el viernes el primer triunfo en el torneo y el primero tras una serie de ocho partidos sin ganar (siete derrotas y un empate) al vencer en Marsella por 34-17 a una Italia que parece encaminada a sumar una nueva Cuchara de Madera, el simbólico premio que recibe el equipo que no suma ninguna victoria en el torneo.