España obró el "milagro" con dos bronces 26 años después

Anuncios

Pyeongchang (Corea del Sur) (AFP)

Los Juegos Olímpicos de Pyeongchang-2018 quedarán grabados con letras de bronce en la historia del olimpismo español como los que devolvieron a España al medallero de unos Juegos de Invierno, merced a los dos terceros puestos de Regino Hernández y Javier Fernández.

Si en Sapporo-1972 y en Albertville-1992 los hermanos Paquito y Blanca Fernández Ochoa habían logrado el oro y el bronce, en eslalon especial y eslalon respectivamente, nunca antes España había celebrado dos metales en la misma edición de los Juegos de Invierno.

Y la sequía sin un deportista español en el podio se prolongaba precisamente desde Albertville, la última edición de los Juegos de Invierno que coincidió en el mismo año que los Juegos de Verano.

Por las especiales condiciones climáticas de los países especialistas en deportes de invierno y el alto coste en general de las infraestructuras para su práctica, pocas naciones envían representantes a unos Juegos de Invierno, y algunas de ellas sólo de forma testimonial, y en cumplimiento de los criterios de apertura del COI al mayor número de naciones.

En ese contexto, de los 92 países con representación en Pyeongchang, sólo 29 conquistaron una medalla, ocupando España el puesto 25, una cifra no demasiado alta para un país con varios sistemas montañosos, pero muy superior a las decepciones de las últimas seis citas olímpicas de Invierno, en las que el balance de España fue nulo.

- Medallas fuera del esquí alpino -

Hasta ahora, el esquí alpino había sido el dominador hegemónico en cuanto a las opciones españolas de medalla, pero los éxitos de Javier Fernández en patinaje artístico y de Regino Hernández en Snowboard marcan la senda para el desarrollo de deportes hasta ahora desconocidos para el gran público en España.

Los dos bronces fueron aprovechados por el presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco, para pedir más dinero, en una reunión con la escasa representación informativa española en los Juegos de Pyeongchang.

"El mérito de España es que sus resultados son un milagro. Si analizas el número de licencias que hay en snowboard y el resultado, el número de patinadores y el resultado, eso no lo tiene ningún país. Reino Unido tendrá quince veces el presupuesto de España, y Francia como doce veces, Italia diez veces y Portugal tiene más presupuesto que España", dijo en una reunión con los medios.

- El COE pide más medios -

"El día que en España el deporte se considere como se tiene que considerar, los resultados saldrán seguro, no tengo ninguna duda. Dotemos de infraestructuras y de dinero publico al deporte. Esa es mi petición", añadió.

Pero esas dos medallas de Regino Hernández y Javier Fernández, casi por generación espontánea, no tuvieron continuación en los otros 11 representantes españoles.

Queralt Castellet se llevó diploma en halfpipe, en snowboard, con su séptimo puesto. Lucas Eguibar y Laro Herrero fueron 33 y 38, respectivamente, en snowboardcross.

En patinaje artístico, Felipe Montoya terminó el 29º, mientras que Sara Hurtado y Kirill Jalyavin lograron el puesto 12º en danza. Ander Mirambell ocupó el puesto 23º en skeleton.

En esquí alpino, los resultados no fueron tan buenos. Juan del Campo no terminó ni el gigante ni el eslalon y Joaquim Salarich tampoco concluyó el eslalon.

Por su parte, Imanol Rojo, el más prolífico, fue 35º en los 50 km y 62º en los 15 km de esquí de fondo, 49º en skiatlón, y 19º en el esprint por equipos, junto a Martí Vigo.

Javier Fernández no estará en los próximos Juegos de Pekín-2022, mientras que Regino Hernández y Queralt Castellet tendrán casi 31 y 33 años, respectivamente.

Si no surge alguien en estos cuatro años, lo que parece difícil, negros nubarrones se ciernen sobre el delegación española en China, tras la euforia de estos dos bronces.