La delegación norcoreana que asistirá a la clausura de los Juegos llega a Corea del Sur

Anuncios

Seúl (AFP)

La delegación norcoreana, encabezada por el general Kim Yong Chol, que defiende la línea más dura de Pyongyang y está acusado de crímenes de guerra, llegó a Corea del Sur este domingo para el cierre de los Juegos de Invierno, donde también asistirá la hija del presidente estadounidense, Ivanka.

Los ocho miembros de la delegación cruzaron la ultrafortificada frontera hacia el sur el domingo por la mañana, dijo un portavoz del ministerio de la Unificación.

Las imágenes de la televisión mostraron a Kim Yong Chol vestido con un abrigo oscuro largo siendo recibido por el viceministro de Unificación, Chun Hae-sung, antes de subir a un vehículo negro.

Los Juegos organizados en Corea del Sur interrumpieron una escalada de acusaciones, amenazas e insultos entre Trump y el líder norcoreano Kim Jong Un y favorecieron una intensa actividad diplomática en una de las regiones más tensas del mundo.

Para la inauguración, la hermana de Kim Jong Un, viajó al sur y fue recibida por el presidente surcoreano, Moon Jae-in. También aprovechó este viaje histórico para invitar al presidente surcoreano a una cumbre en Pyongyang.

Los analistas afirman que Pyongyang busca aliviar las sanciones impuestas por el consejo de seguridad de la ONU por el programa nuclear y de misiles balísticos, y que está intentando debilitar la alianza que hay entre Washington y Seúl.

En la ceremonia inaugural, la hermana del líder norcoreano, Kim Yo Jong, no tuvo ninguna interacción con el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, pese a que éste estaba sentado a pocos metros.

La Casa Blanca descartó que hubiera una reunión prevista entre los enviados estadounidenses y norcoreanos.

- "Arresten a Kim Yong Chol" -

Kim Yong Chol es responsable de las relaciones intercoreanas en el Partido del Trabajo de Corea, en el poder.

Los surcoreanos sospechan que fue quien dio la orden de torpedear la corbeta surcoreana Cheonan en 2010, causando la muerte de 46 marinos.

Un grupo de parlamentarios conservadores organizaron una protesta cerca de la frontera y estuvieron toda la noche en pie, acompañados por cientos de activistas con pancartas con mensajes como "Arresten a Kim Yong Chol" o "Kim Yong Chol debería arrodillarse frente a las familias de las víctimas y pedir perdón".

El ministerio surcoreano de Defensa también había relacionado a Kim Yong Chol con el disparo de 170 obuses y cohetes contra la isla de Yeonpyeong, en 2010, que causó cuatro muertos, dos de ellos civiles.

El general Kim Yong Chol no es blanco de las sanciones de la ONU contra responsables norcoreanos, pero sufre medidas de retorsión decididas por las autoridades surcoreanas.

El viernes, el presidente estadounidense, Donald Trump, anunció nuevas sanciones para aislar aún más a Corea del Norte.

Estas medidas apuntan a más de 50 compañías navieras y buques que, según el ejecutivo estadounidense, ayudan a Pyongyang a eludir las sanciones ya impuestas.

Según el Tesoro de Estados Unidos, estas sanciones se dirigen a un individuo, 27 entidades y 28 buques ubicados o registrados en Corea del Norte, China, Singapur, Taiwán, Hong Kong, las Islas Marshall, Tanzania, Panamá y las Comoras.