Los 'pájaros azules' de bobsleigh dan a Brasil el mejor resultado en Pyeongchang

Anuncios

Pyeongchang (Corea del Sur) (AFP)

Los 'Pájaros azules', el sobrenombre del equipo brasileño de bobsleigh a cuatro, dieron a su país, con un 23º puesto, el mejor resultado en los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang-2018.

Edson Bindilatti, Odirlei Pessoni, Edson Ricardo Martins y Rafael Souza de Silva, no lograron pasar a la cuarta y última tanda, a la que pasaban los 20 mejores.

Pero esa 23ª posición les sirvió para ser los mejores brasileños en Corea del Sur, superando el 24º puesto de Isadora Williams en patinaje artístico, y el 27º lugar del bobsleigh a dos.

Alemania firmó un doblete oro-plata en ese bobsleigh a 4 masculino, mientras que Corea del Sur compartió la plata con el mismo tiempo que el segundo equipo alemán.

El bobsleigh a 4 brasileño empezó su participación en Salt Lake City-2002, donde lograron el puesto 27º, en un evento en el que fueron bautizados con el apodo de 'Bananas congeladas', que no les gustó y cambiaron por el de 'Pájaros azules'.

En Turín-2006 terminaron en la posición 25, sin competir en Vancouver-2010, para terminar en 29º lugar en Sochi-2014, por lo que el 23º de Pyeongchang supone su mayor logro.

Pero ese 23º puesto como mejor resultado de Brasil en estos Juegos, supone una pequeña decepción para el país sudamericano, que puede presumir de tener la mejor conquista latinoamericana en la historia del evento, con el noveno puesto de Isabel Clark en snowboardcross de Turín-2006.

Isabel Clark, que iba a participar en sus cuartos Juegos Olímpicos en snowboardcross, se lesionó la víspera y Brasil perdió tal vez su mejor opción en Pyeongchang.

- Clark, imbatible -

Clark, que a sus 41 años participaba en los que eran sus últimos Juegos Olímpicos, había sido la mejor brasileña en Turín-2006 (9ª), Vancouver-2010 (19ª) y Sochi-2014 (14ª).

Sin Clark, Brasil se ha tenido que conformar con ese 23º puesto del Bobsleigh a 4 y el 24º de Isadora Williams.

Los otros resultados brasileños en estos Juegos fueron más discretos.

En el esquí alpino, Michel Macedo quedó eliminado en el eslalon gigante, después de haber renunciado por una lesión a participar en el supergigante, para el que también estaba inscrito, mientras que en el esquí de fondo, Victor Santos fue 110º en 15 kilómetros y Jaqueline Mourao 74º en 10 kilómetros.

Al menos, a Jaqueline Mourao, de 42 años, le queda la satisfacción de haber entrado en la historia olímpica brasileña, con su sexta participación en unos Juegos, cuatro en los de Invierno y dos en los de Verano, igualando la marca de otros cinco deportistas de su país.

La brasileña compitió antes en Mountain Bike en los Juegos de Verano de Atenas-2004 y Pekín-2008, y en esquí de fondo en Turín-2006, Vancouver-2010 y Sochi-2014, donde además lo hizo en biatlón.

Con su sexta participación en unos Juegos, la esquiadora residente en Canadá igualó a los regatistas Torben Grael y Robert Scheidt, al jinete Rodrigo Pessoa, al jugador de tenis de mesa Hugo Hoyama y a la futbolista Formiga.

Y la esquiadora brasileña tiene intención de seguir hasta Pekín-2022.

"Claro que me gustaría seguir. Todavía estoy batiendo mis récords y conquistando podiums en América del Norte. Pero vamos a ir año a año", explicó a la AFP antes de su participación.