Abusos en caridades

Plan International y la Cruz Roja admitieron casos de abuso protagonizados por trabajadores

Un niño con un juguete casero junto a un letrero de Oxfam en Corail, un campamento para personas desplazadas del terremoto de 2010, en las afueras de Puerto Príncipe, Haití, el 17 de febrero de 2018.
Un niño con un juguete casero junto a un letrero de Oxfam en Corail, un campamento para personas desplazadas del terremoto de 2010, en las afueras de Puerto Príncipe, Haití, el 17 de febrero de 2018. Andrés Martínez Casares / Reuters

Tras el escándalo protagonizado por la ONG británica Oxfam por casos de explotación sexual durante una misión en Haití en 2010, sigue la exposición de abusos al interior de reconocidas ONGs.

Anuncios

Ahora el turno es para Plan International y para la Cruz Roja por malas conductas de sus empleados.

La ONG británica Plan International revela seis casos de abuso

La ONG británica Plan International confirmó que, entre julio de 2016 y junio de 2017, entre sus trabajadores y colaboradores externos se registraron seis casos de abusos sexuales a menores y de explotación infantil.

Los acontecimientos fueron confirmados el 22 de febrero desde La Haya por la directora en Holanda, Monique van Hek, y luego, en un comunicado, la ONG dedicada a la protección de la infancia dijo que “lamentablemente” ninguna organización es “inmune a los abusos de poder”.

Uno de los casos fue protagonizado por un miembro del personal y los otros cinco por trabajadores asociados. Plan aseguró que todos los eventos fueron denunciados ante las autoridades de los países donde tuvieron lugar.

La organización de caridad también admitió que en el mismo período se presentaron nueve incidentes de acoso o de mala conducta sexual por parte del personal hacia otros adultos.

Esos eventos produjeron siete despidos y advertencias para dos miembros del personal, cuyas infracciones consistieron en el uso de un lenguaje inapropiado.

“El abuso sexual y la explotación no tienen cabida en nuestro mundo, y ciertamente no entre aquellos que sirven a los más vulnerables”, sentenció el organismo.

Plan International funciona desde 1937, tiene su oficina principal en Londres con más de 10.000 empleados y miles de voluntarios en todo el mundo. Opera en más de 70 países para mejorar el acceso al agua potable, a la comida, al alojamiento y a la educación.

La Cruz Roja informó de casos de conducta sexual inapropiada y los calificó de “traición”

La misma semana, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) reveló que, desde 2005, 21 empleados fueron despedidos por pagar por servicios sexuales o renunciaron durante una investigación interna.

El organización internacional reconoció que conductas de este tipo son una "traición" a la gente y a las comunidades para las que trabaja. Su director general, Yves Daccord, señaló en una declaración en el sitio web del organismo que las conductas inadecuadas descubiertas van “contra la dignidad humana".

El líder explicó que "el sistema descentralizado de gestión que hemos usado por cuatro décadas es el que nos permite tomar decisiones de vida o muerte en términos de seguridad y suministro de ayuda, pero cuando se trata de malas conductas ha sido difícil compilar datos exactos".

Daccord pidió a sus equipos que rastreen los datos de la problemática, para tener precisión sobre las fallas y verificar si hay más eventos del mismo tipo.

También indicó que más allá de los 21 casos identificados, dos empleados fueron sospechosos de comportamientos inapropiados, por lo que sus contratos no fueron renovados.

La Cruz Roja cuenta con más de 17.000 empleados en todo el planeta y dentro de sus políticas de funcionamiento, prohíbe a sus colaboradores la compra de servicios sexuales, aún en lugares donde la prostitución es legal, pues considera que se trata de un comportamiento “incompatible con los valores y la misión de la organización".

Renunció el directivo de Unicef, Justin Forsyth

Esta semana abandonó su cargo el director ejecutivo adjunto del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), el británico Justin Forsyth, quien fue acusado de comportamientos inapropiados hacia trabajadoras de la ONG Save The Children, donde fue consejero delegado.

Varia mujeres lo señalaron de enviarles mensajes de texto inapropiados, comentar sobre la ropa que llevaban o incluso hablar de lo que sentía por ellas.

Así sigue la suma de organizaciones de caridad a la lista de escándalos por la mala conducta de sus miembros. La ola de denuncias explotó con la publicada en el periódico británico The Times contra excooperantes y directivos de la organización británica Oxfam por contratar prostitutas en Haití en 2010, durante las labores de recuperación tras el terremoto que arrasó la nación insular.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24