Enriquecimiento ilícito

La polémica vida de Hugo Aguilar, el policía que se atribuyó la muerte de Pablo Escobar

Las fotos de Hugo Aguilar manejando un Porsche en 2017 lo pusieron, de nuevo, en la mira de las autoridades.
Las fotos de Hugo Aguilar manejando un Porsche en 2017 lo pusieron, de nuevo, en la mira de las autoridades. Cortesía: @DianaSaray / Twitter

El coronel retirado colombiano ya estuvo en la cárcel por haber recibido apoyo de los paramilitares para ganar unas elecciones en 2003. Hoy se enfrenta a una acusación por lavado de activos y enriquecimiento ilícito.

Anuncios

El hoy detenido Hugo Aguilar se hizo famoso por haber hecho parte del bloque de búsqueda que mató, en diciembre de 1993, al narcotraficante colombiano Pablo Escobar. La foto que se tomó con el cadáver del capo le valió al entonces coronel de la Policía Nacional de Colombia para asegurar que había sido él quien le había disparado a Escobar.

Desde entonces, Aguilar se ha atribuido el hecho y en 2015 publicó un libro titulado ‘Así mate a Pablo Escobar’. Sin embargo, su versión ha sido rebatida por varios participantes y conocedores de la operación, incluido el vicepresidente colombiano, el general retirado de la Policía, Óscar Naranjo.

Se trata de solo una de las historias controvertidas que ha protagonizado Hugo Aguilar. El coronel retirado fue condenado en 2013 a nueve años de prisión por sus nexos con el Bloque Central Bolívar de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), alianza que le permitió ganar las elecciones a la gobernación del departamento de Santander (nororiente de Colombia) en 2003.

Como parte de la condena, también se le impuso una multa de unos 2 millones de dólares para reparar a las víctimas de su relación con las AUC. Sin embargo, menos de cinco años después obtuvo la libertad condicional y como supuestamente no tenía dinero para pagar la multa, hizo un acuerdo para pagar cuotas que no sobrepasaban los 270 dólares. Él alegó que su único ingreso era su pensión de la Policía.

Pero según la Fiscalía de Colombia, Aguilar tenía dinero de sobra para resarcir a las víctimas. De hecho, el exgobernador se enfrenta a una segunda condena por cuenta de un aumento patrimonial que no tiene cómo sustentar. El miércoles 21 de febrero fue capturado junto con su exesposa Mónica María Barrera, su exsuegra Socorro Carreño y Yeison Albeiro Sáenz Plazas, un presunto testaferro. Un juez de Bogotá deberá determinar si dicta medida de aseguramiento para estas cuatro personas.

De acuerdo con la Fiscalía, se estableció que "a través de presuntas triangulaciones comerciales con algunos integrantes de su núcleo familiar y terceras personas, (Aguilar) habría intentado legalizar y ocultar recursos obtenidos por su relación con estructuras del desmovilizado Bloque Central Bolívar de las Autodefensas".

Además de hallar unos 868.000 dólares sin soporte como parte del capital de Aguilar, la Fiscalía identificó 33 bienes sobre los que se pedirán medidas cautelares: 29 inmuebles y cuatro vehículos de alta gama, bienes avaluados comercialmente en más de 5,2 millones de dólares.

El Porsche que puso en la mira al cuestionado Hugo Aguilar

En marzo de 2017, Hugo Aguilar fue fotografiado conduciendo un Porsche por las calles de Bucaramanga, la capital de Santander. Una vez más, el polémico coronel en retiro era protagonista de un escándalo nacional. Nadie comprendió cómo o por qué había comprado un Porsche si no tenía recursos para compensar a las víctimas. El escándalo también sirvió para ponerlo de nuevo en la mira de las autoridades.

Según la investigación del periodista colombiano Daniel Coronell, Aguilar había comprado el vehículo tan solo dos meses después de salir de prisión. Según las propias declaraciones de Aguilar a un medio local, el Porsche se lo había vendido en 2016 a Yeison Albeiro Sáenz Plazas, un ingeniero que no tenía cómo pagar un vehículo de más de 120.000 dólares, pero sí expresaba una gran admiración por el coronel, a juzgar por el contenido de sus redes sociales. Hoy Sáenz Plazas comparte con su admirado líder una acusación por enriquecimiento ilícito y lavado de activos.

El poder político de los Aguilar en Santander

Poco parecen importar los escándalos, condenas y acusaciones contra Hugo Aguilar. Aunque ya no ejerce directamente ningún cargo público, los hijos del exgobernador han sabido darle continuidad a su legado. En el año 2010, cuando su padre ya enfrentaba varias investigaciones, Mauricio Aguilar saltó del sector privado a la política. Fue elegido senador por el Partido de Integración Nacional (PIN), compuesto casi en su totalidad por candidatos relacionados con los políticos cuestionados por su relación con las Autodefensas, conocidos en Colombia como ‘parapolíticos’.

Un año después, el hijo menor de Hugo Aguilar se convirtió en el gobernador electo más joven del departamento de Santander. A los 30 años de edad, Richard Aguilar logró la victoria haciendo una defensa frontal de su papá, que ya estaba en la cárcel: “Santander también eligió a Hugo Aguilar”, afirmó el día de su elección.

Hoy, cuando su padre está de nuevo bajo el poder de las autoridades, Richard se encuentra haciendo campaña para llegar al Senado en las elecciones legislativas del próximo 11 de marzo. La campaña del menor de los Aguilar está avalada por Cambio Radical, el partido del candidato presidencial Germán Vargas Lleras. En cuanto a Mauricio, su objetivo es recuperar para el clan Aguilar la gobernación de Santander en las elecciones de 2019.

Con EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24