Tres premios Nobel piden a Suu Kyi frenar los abusos contra los rohinyás

Anuncios

Cox's Bazar (Bangladés) (AFP)

Tres premios Nobel de la paz reclamaron este lunes a la presidenta de Birmania, Aung San Suu Kyi, que hable sobre la violencia contra la minoría rohinyá, advirtiendo que de lo contrario podría ser juzgada por "genocidio".

El trío integrado por Tawakkol Karman, Shirin Ebadi y Mairead Maguire, imploró a su compañera de premio y líder de Birmania que "despierte" ante las atrocidades que está viviendo esa minoría, constatadas después de visitar los campamentos en Bangladés, donde se han refugiado casi un millón de rohinyás.

"Esto es claramente, claramente, claramente un genocidio que está sucediendo por el gobierno birmano y el ejército contra el pueblo rohinyá", dijo Maguire este lunes.

"Rechazamos esta política de genocidio del gobierno birmano. Serán llevados ante la CPI (Corte Penal Internacional) y los que cometan genocidio serán considerados responsables", advirtió.

Desde finales de agosto, cuando empezó la violencia, cerca de 655.000 rohinyás han huido de Birmania para refugiarse en el vecino Bangladés, en lo que Naciones Unidos considera una "limpieza étnica" llevada a cabo por el ejército birmano.

La líder birmana, quien fuera en su tiempo un ícono de los derechos humanos, ha sido muy criticada por su silencio sobre la situación de los rohinyás.

Suu Kyi, Nobel de la Paz 1991, gozó de una amplio apoyo de las celebridades mientras estuvo casi dos décadas bajo arresto domiciliario ordenado por la junta militar de Birmania.

Algunos expertos creen que la decisión de Suu Kyi de no pronunciarse sobre el tema es una decisión calculada, ya que los rohinyás son despreciados por la mayoría budista birmana y, en cualquier caso, ella no tiene el control sobre el ejército.

En Birmania, la xenofobia y el odio a los musulmanes ganan terreno y una gran mayoría de los habitantes considera a los rohinyás, a los que llaman "bangladesíes", como inmigrantes ilegales que no forman parte del país.