Un general norcoreano finaliza una controvertida visita a Corea del Sur

Anuncios

Seúl (AFP)

Un general norcoreano acabó este martes una controvertida visita a Corea del Sur, adonde había acudido para asistir a la clausura de los Juegos Olímpicos, anunció el ministerio surcoreano de la Unificación.

El general Kim Yong Chol, encargado de las relaciones intercoreanas en el seno del partido único en Pyongyang, se entrevistó por la mañana con el jefe de los servicios de inteligencia surcoreana, Suh Hoon, y el ministro de Unificación, Cho Myoung-gyon.

"Las dos Coreas (...) han acordado proseguir sus esfuerzos conjuntos para mejorar las relaciones bilaterales y establecer la paz en la península coreana", según un comunicado del ministerio surcoreano.

El general abandonó su hotel de Seúl y subió a una limusina con destino a la frontera, según imágenes emitidas por la televisión.

Los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang, que terminaron el domingo, permitieron un acercamiento entre los dos países vecinos, simbolizado por la presencia de Kim Yo Jong, la hermana pequeña del dirigente norcoreano Kim Jong Un, en la ceremonia de apertura.

Era la primera vez que un miembro de la dinastía reinante en Pyongyang visitaba Corea del Sur desde el final de la guerra de Corea en 1953.

Pero la visita del general Kim Yong Chol provocó la cólera de la oposición conservadora surcoreana, ya que el militar es sospechoso de haber ordenado torpedear en 2010 la corbeta surcoreana "Cheonan", causando 46 muertos. El régimen norcoreano siempre negó cualquier responsabilidad en ese ataque.

Seúl intentó aprovechar los Juegos para entablar un diálogo entre Corea del Norte y Estados Unidos, con el fin de rebajar las tensiones provocadas por los programas nuclear y balístico norcoreanos.

El presidente surcoreano Moon Jae-in se reunió el domingo con el general Kim Yong Chol, e instó al régimen norcoreano a abrir cuando antes un diálogo con Washington. El militar respondió declarando que su país estaba abierto a mantener conversaciones.

La hermana de Kim Jong Un y el general Kim no mantuvieron ningún contacto conocido con los enviados estadounidenses en los Juegos, entre ellos el vicepresidente Mike Pence y la hija del presidente Donald Trump, Ivanka.