Derechos humanos

Informe de HRW revela las condiciones en las que son retenidos los inmigrantes en Estados Unidos

Cortesía HRW
Cortesía HRW

Un informe revela las condiciones a las que son sometidos algunos inmigrantes que son detenidos en EE.UU. De acuerdo al mismo, los lugares de reclusión violan lo establecido por un tribunal federal en el año 2015.

Anuncios

Entre abril y diciembre del año 2017 Human Rights Watchs (HRW) realizó 110 entrevistas a mujeres y niños que entre los años 2015 y 2017 estuvieron en una celda de detención migratoria en Estados Unidos, al ser aprehendidos cerca de la frontera sur de dicho país.

Este informe, el cual consta de 44 páginas, revela las difíciles situaciones por las que deben atravesar los detenidos. Entre los casos más preocupantes, se encuentran las bajas temperaturas de las celdas, la separación de las familias al ser detenidas y la poca asistencia de productos de higiene.

“Las prácticas persistentes en las celdas de detención migratoria son degradantes y punitivas(…) Las autoridades de inmigración deberían mantener unidas a las familias y no deberían retener a los niños durante la noche en celdas de detención” declaró al respecto Michael García Bochenek, asesor jurídico principal de la División de Derechos del Niño de HRW.

HRW constató violación de derechos civiles durante las detenciones

De acuerdo al informe presentado, la mayoría de los entrevistados refirió su trato en las celdas de la Oficina de Aduana y Protección Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés) como “cruel e inhumano”, en especial por las bajas temperatura de los espacios en donde se encontraban confinados.

Las entrevistas realizadas, reflejan que la temperatura de las celdas fue la mayor preocupación para los detenidos durante su tiempo de reclusión.“Estábamos sentados sobre el piso de cemento, completamente congelados”, dijo. “Al final, tuve que dormir sentada, con mi hijo en mi regazo, porque no podía dejarlo tumbado en el piso de cemento” destacó una mujer, a quien HRW protegió la identidad en el informe.

De acuerdo a la visión del representante de HRW, la agencia fronteriza de los Estados Unidos se encuentra en la obligación de evaluar las condiciones de la celda. En este sentido, la CBP debe garantizar que las celdas de detención cuenten con niveles de temperatura razonables para quienes se encuentran allí.

“Las condiciones en las celdas de detención migratoria no son sólo innecesariamente crueles sino también perjudiciales, particularmente para las personas que han sido víctimas de persecución en sus países (..) En Estados Unidos no debería persistir en prácticas que traumaticen a los niños y sus familias” explicó Michael García Bochenek.

Al ser consultados al respecto, los representantes de la CBP simplemente se limitaron a decir que de acuerdo con la política de la agencia, dichos lugares cumplen con todas las políticas establecidas, incluyendo las órdenes judiciales.

Situaciones similares establecidas previamente reflejan, que no es la primera vez que los detenidos cargan en contra de las autoridades migratorias estadounidenses. En el año 2015, un tribunal federal determinó que las condiciones de estas celdas eran “deplorables” violando lo establecido décadas atrás tras un acuerdo de conciliación, el cual establece las condiciones de detención para migrantes niños.

“Hacía mucho frío. Dormimos directamente en el suelo, sin colchoneta. Las luces estuvieron encendidas todo el tiempo que estuvimos allí. Hacía mucho, mucho frío” refirió en la entrevista Ingrid C., una salvadoreña de 23 años quien pasó junto a su hija una noche en una celda de la CBP en el estado de Texas.

HRW denuncia poca garantía para el aseo personal

Por otro lado, una de las violaciones reflejadas en el informe tiene que ver con la negativa de las autoridades migratorias para proveerle a los detenidos implementos básicos de higiene personal. Lo cual podría generar una situación de enfermedades graves.

“Pasamos dos días sin pasta de dientes, sin ropa, excepto la que llevábamos puesta, y sin posibilidad de lavarnos”, dijo Melanie G, una mujer guatemalteca que estuvo detenida en el estado de California junto a su hijo.

De acuerdo con la organización no gubernamental, las autoridades migratorias deben garantizar que todas las celdas de cuentan con las condiciones de higiene establecidas. De igual forma deben brindar el acceso a jabón, duchas, pasta de dientes y cepillos durante su tiempo de detención.

El informe revela que como resultado de la violación, las mujeres y niños consultados no pudieron lavarse las manos antes y después de comer, ir al baño o cambiar los pañales de los bebés. Generando una alta exposición a enfermedades infecciosas.

Sin embargo, tres mujeres que estuvieron detenidas en la localidad de El Paso, en el estado de Texas, informaron que se les suministró gel antibacterial para las manos en reiteradas oportunidades.

Entre otras denuncias realizadas por las mujeres entrevistadas, se revela el tamaño de las celdas, las cuales no son mayores a los nueve metros cuadrados y pueden albergar entre 10 y 20 personas detenidas, además de la ausencia de colchonetas y la falta de privacidad.

El informe presentado por la ONG Human Rights Watchs, fue el resultado de las entrevistas a las personas que estuvieron detenidas por las autoridades migratorias entre los años 2015 y 2017 en las celdas de las ciudades de Hidalgo, McAllen, Laredo, Eagle Pass y El Paso, en el estado de Texas; Santa Teresa, Nogales, Tucson, Sonoita y San Luis en Arizona; y Calexico y San Isidro, en el estado de California.

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24