Estados Unidos

Dick’s y Walmart, las primeras empresas que restringen la venta de armas

e ve una tienda de Walmart en Encinitas, California, EE. UU. El 13 de abril de 2016
e ve una tienda de Walmart en Encinitas, California, EE. UU. El 13 de abril de 2016 Mike Blake / REUTERS

Tras dos semanas de tragedia de la escuela secundaria de Parkland, que dejó 17 muertos, dos empresas dedicadas a la venta de armas en Estados Unidos marcan un fuerte posicionamiento frente a la problemática de la legislación sobre armas.

Anuncios

La empresa de equipamiento deportivo Dick's Sporting Goods, la mayor tienda minorista de armas en Estados Unidos, dejará de vender fusiles de asalto y restringirá las ventas de armas a menores de 21 años. Así lo informó Edward Stack, presidente ejecutivo de la compañía.

Luego de la masacre en Parkland, varias compañías estadounidenses dijeron que estaban terminando programas que ofrecían descuentos u otros beneficios a los miembros de la Asociación Nacional del Rifle (ANR). Pero el minorista de artículos deportivos Dick's fue más allá y anunció que prohibirá la venta de armas en sus tiendas a cualquier persona menor de 21 años y que ya no venderá revistas de munición de alta capacidad.

El ataque en Florida, que una vez más dejó al descubierto la problemática a nivel de legislación sobre armas que existe en Estados Unidos, ya empezó a tener efectos concretos. La tienda Dick’s fue la primera en tomar una medida de este tipo y en el comunicado que anuncia la decisión aparece una dura descripción del estado de situación en el país norteamericano en materia de armas. "Tenemos que ayudar a resolver el problema que tenemos enfrente (…) la violencia armada es una epidemia que le quita la vida a demasiadas personas".

“No quiero ser parte de esta historia”

"Somos decididos defensores de la Segunda Enmienda, yo mismo soy propietario de armas. Pero no queremos ser parte de esta historia y hemos eliminado estas armas de manera permanente", señaló Stack en una entrevista en el programa "Good Morning America", al referirse al derecho a portar armas amparado por la constitución estadounidense. También señaló que espera que "más políticos" se sumen al debate y elaboren una reforma legislativa sobre armas "de sentido común".

Esta decisión, aplaudida y ansiada por los sectores más progresistas del país, llegó después de que numerosas compañías decidieran cortar sus lazos la semana pasada con la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés). Algunas de ellas son las aerolíneas Delta y United Airlines, la aseguradora MetLife y empresas de alquiler de vehículos como Hertz, Avis y Enterprise. Todas ellas rescindieron sus contratos de colaboración y descuentos con la ANR.

Dick's Sporting Goods, que cuenta con más de 700 tiendas en todo Estados Unidos, es la primera gran cadena de venta minorista que limita el acceso a las armas bélicas. Aunque no es la primera vez que la empresa modifica su política de ventas tras un tiroteo en una escuela. En 2012, luego de la masacre en la escuela Sandy Hook, en Newrtown (Connecticut), que dejó 20 niños y 6 profesores muertos, Dick's eliminó la venta de fusiles de asalto de sus tiendas.

Walmart tampoco venderá armas a menores

El gigante del comercio minorista estadounidense elevó a 21 años la edad mínima para comprar armas de fuego y munición en sus tiendas, una medida adoptada "a la luz de los recientes acontecimientos". En un comunicado publicado en su página web, la empresa señala que revisó su política sobre ventas de armas de fuego y anunció que elevarán la restricción de edad para la compra de armas de fuego y municiones a los 21 años de edad.

El comunicado también sugiere que Walmart está un paso más adelante de la propia legislación estadounidense sobre armas. “Tomamos en serio nuestra obligación de ser un vendedor responsable de armas de fuego y vamos más allá de la ley federal al exigir que los clientes pasen una verificación de antecedentes antes de comprar cualquier arma de fuego. La ley permitiría la venta de un arma de fuego si no se ha recibido respuesta a una solicitud de verificación de antecedentes dentro de los tres días hábiles, pero nuestra política prohíbe la venta hasta que se otorgue la aprobación”, señala el comunicado.

Algunas empresas online ya mantenían desde hace tiempo políticas más restrictivas respecto de la venta de armas. De esta manera, Amazon.com Inc., el minorista en línea más grande del mundo, ha prohibido durante mucho tiempo la venta de armas de fuego y explosivos en sus sitios web, además de municiones y accesorios de armas en la mayoría de los casos. Mientras que EBay mantiene una política que prohíbe la venta de armas de fuego.

Trump: “Tenemos que hacer algo”

La masacre provocó una ola de protestas lideradas por jóvenes. Además, funcionarios estatales y nacionales están considerando la posibilidad de aprobar medidas más estrictas de control de armas. El presidente estadounidense, Donald Trump, dio un corto primer paso la semana pasada al abrir la posibilidad de prohibir la venta de aceleradores de disparos, un accesorio que permite que un arma dispare a mayor velocidad.

El mismo día que Dick’s y Walmart anuncian sus restricciones en la venta de arma, los alumnos y docentes del colegio de la masacre de Parkland regresaron a sus clases y el presidente de Estados Unidos celebró una reunión sobre seguridad escolar y comunitaria en la Casa Blanca.

En su encuentro bipartidista, el mandatario estadounidense adelantó que apoyaría aumentar el límite de edad para los rifles de asalto y afirmó que consideraría seriamente esta medida aunque sabe que la Asociación Nacional del Rifle se opone a la misma. Durante la reunión Trump instó a los congresistas a elaborar una legislación integral para evitar tiroteos escolares tras la masacre más reciente de la Nación.

Presionado por una ola de activismo estudiantil por un lado, y con estrechos lazos con la Asociación Nacional del Rifle por el otro, un cauteloso Trump parece estar considerando cambios en las leyes de armas aunque corre el riesgo de perder el apoyo de los votantes que se oponen a cualquier límite a la posesión de armas. Una situación políticamente delicada frente a las elecciones legislativas de noviembre, cuando estará en juego el control del Congreso.

Antes de la reunión de la Casa Blanca, varios senadores republicanos dijeron que había poco consenso en sus filas sobre cómo abordar el tema o si incluso avanzar en el debate sobre un proyecto de ley para mejorar la base de datos de verificación de antecedentes para los compradores de armas.

Estados Unidos deberá enfrentar un debate que a esta altura y luego de tantos episodios violentos representa una deuda social, política y cultural. Por el momento el sector privado lleva la delantera y comenzó a tomar medidas que una parte de la sociedad pide a gritos. Mientras que la Casa Blanca parece ir algunos pasos atrás de la sociedad civil.

EFE y REUTER

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24