Lenta sangría en la Casa Blanca: se va la jefa de comunicaciones de Trump

Anuncios

Washington (AFP)

El presidente Donald Trump perdió el miércoles otro colaborador cercano tras la dimisión de la directora de Comunicación de la Casa Blanca, Hope Hicks.

Desde que Trump asumió el poder el 20 de enero de 2017, el movimiento de piezas ha sido desmesuradamente frecuente. Hicks fue la cuarta en ocupar la dirección de comunicación de la Casa Blanca.

Aquí los principales asesores de Trump que abandonaron sus cargos:

- Consejero de Seguridad Nacional Michael Flynn -

Flynn llegá a la Casa Blanca con una nube sobre su cabeza, ya que Barack Obama lo había despedido como jefe de Inteligencia de Defensa. El FBI también le investigaba por sus contactos con funcionarios rusos.

Solo duró 22 días. Fue expulsado el 13 de febrero de 2017 al verse comprometido por declaraciones falsas que hizo sobre sus contactos con funcionarios rusos y su cabildeo pagado por Turquía durante la campaña.

- Secretario de Prensa, Sean Spicer -

Los problemas de Spicer comenzaron cuando defendió la declaración de Trump sobre la multitud que acudió a su toma de posesión. Spicer aseguró que era "la audiencia más grande" que jamás presenció una jura del cargo, algo fácilmente refutado por las fotos aéreas de la multitud que acudió a la asunción del presidente Barack Obama en 2009.

Spicer perdió instantáneamente su credibilidad ante los medios y se convirtió en objetivo favorito del programa cómico "Saturday Night Live". Dimitió el 22 de julio, tras el nombramiento del abrasivo Anthony Scaramucci como director de Comunicación de la Casa Blanca.

- Secretario de la Presidencia, Reince Priebus -

Se suponía que Priebus, exjefe del Comité Nacional Republicano, dirigiría al personal y controlaría el acceso a Trump. Pero no pudo controlar al propio presidente y el ala oeste de la Casa Blanca se convirtió en un caos. Aliado cercano de Spicer, Priebus sufrió un fuerte revés con la llegada de Scaramucci.

Dejó el cargo el 31 de julio y fue sustituido por el general retirado del Cuerpo de Marines John Kelly, quien puso disciplina en torno al Despacho Oval.

- Anthony Scaramucci, director de Comunicación -

Permaneció en la Casa Blanca un récord de apenas 10 días. Se enemistó con Kelly ante su descarado juego para acceder a la secretaría de la Presidencia tras la renuncia de Priebus. Su gusto por la atención pública --se convirtió de inmediato en icono de los programas de televisión por sus trajes a medida, gafas de sol de aviador y pelo peinado hacia atrás-- no gustó a Trump.

- Jefe de estrategia Steve Bannon -

Arquitecto de la postura nacionalista y populista de Trump y de su victoria electoral, Bannon fue apodado Príncipe de la Oscuridad y Presidente en la Sombra.

Su nacionalismo económico se convirtió en el eje de la política de Trump. Tras la llegada de Kelly, Bannon tuvo choques constantes con otros asesores hasta el punto de volverse insoportables, al igual que sus lazos con la extrema derecha, lo que generó acusaciones de que Trump representaba a racistas. Renunció el 18 de agosto.

- Secretario de Salud Tom Price -

Exmédico y congresista, Price encabezó la promesa de Trump de derogar la reforma sanitaria aprobada en la era de Obama. Se vio obligado a renunciar el 20 de septiembre cuando se supo que había hecho 26 viajes en 2017 en aviones privados, con un costo de 400.000 dólares para los contribuyentes.

- Secretario de Personal Rob Porter -

Porter, quien manejaba documentos altamente clasificados, llegó a la Casa Blanca con un pedigrí dorado: Harvard, beca Rhodes para Oxford, jefe de gabinete del senador Orrin Hatch.

Pero sus dos exesposas lo acusaron de violencia doméstica. Cuando esto salió a luz a principios de febrero, se vio obligado a dimitir. En ese momento, él tenía una relación con Hope Hicks.

- Directora de Comunicación Hope Hicks -

La esbelta exmodelo de 29 de años fue una asistente cercana a Trump desde 2014, cuando se unió a su empresa inmobiliaria.

A principios de 2015, Trump la nombró secretaria de prensa de su campaña presidencial. Tras la victoria electoral, pasó a ser directora de estrategia de comunicación de la Casa Blanca, lo que le permitió estar tras bambalinas entrenando a Trump sin aparecer en público.

En agosto, se convirtió en directora de Comunicación, y seguía dando forma al mensaje de Trump sin hablar por él.

Pero Hicks se metió en problemas al quedar en la mira de la investigación sobre los vínculos entre la campaña de Trump y Rusia, debido a su conocimiento sobre una reunión de junio de 2016 entre altas figuras de la campaña y una abogada rusa que ofrecía datos para ensuciar a la candidata demócrata Hillary Clinton.

También fue criticada por su manejo de las relaciones públicas cuando Porter renunció.

- Otras bajas del primer año de Trump -

- Derek Harvey, consejero en Oriente Medio en el Consejo de Seguridad Nacional

- Primer director de comunicación Mike Dubke

- KT McFarland, asesor adjunto de Seguridad Nacional

- Dina Powell, asesora adjunta de Seguridad Nacional

- Katie Walsh, subsecretaria de la Presidencia

- Craig Dear, director de Asuntos Occidentales del Consejo de Seguridad Nacional

- Angela Reid, jefa de mantenimiento de la Casa Blanca

- Omarosa Manigault, asistente del presidente