Tusk y May muestran su desacuerdo la víspera de un importante discurso de ésta

Anuncios

Londres (AFP)

La primera ministra británica, Theresa May, se reunió este jueves con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, encuentro en que dejaron en evidencia sus desacuerdos en vísperas de un discurso muy esperado de May sobre su visión de las futuras relaciones entre Reino Unido y la Unión Europea.

La discusión ha sido "abierta y honesta en un buen ambiente sobre las verdaderas dificultades políticas que nos esperan", comentó una fuente europea, en tanto Londres mencionó una discusión "constructiva".

Llegando a Downing street, Tusk declaró que "no está contento" con la decisión de Londres de abandonar el mercado único y la unión aduanera.

El presidente del Consejo Europeo recordo que las "líneas rojas" fijadas por Reino Unido "modelarán la futura relación entre Reino Unido y la UE tras el Brexit", según la fuente europea. Una "consecuencia posible" es la restauración de una frontera "dura" entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte (Ulster), había advertido Tusk poco antes.

Irlanda es uno de los puntos en que tropiezan las negociaciones entre la UE y Reino Unido. Tras la salida británica del club europeo a fines de marzo de 2019, la isla podría ver renacer la frontera entre la República de Irlanda, miembro de la UE, y el Ulster, provincia británica, que saldrá de ésta con el Brexit.

Tanto Reino Unido como la UE quieren evitar el restablecimiento de esta frontera para preservar la paz en la isla, ensangrentada por tres décadas de enfrentamientos hasta que el acuerdo de Viernes santo, en 1998, puso fin al conflicto y reforzó los lazos entre ambos territorios.

Sin embargo, no logran encontrar una solución común para este asunto.

Para el jefe de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, Reino Unido tiene que mantener una unión aduanera con la UE, única manera de preservar el empleo y resover la cuestión irlandesa.

Por su parte, el gobierno de May quiere abandonar el mercado único y la unión aduanera, pero con un acuerdo que reduzca lo máximo posible los derechos de aduana y los trámites administrativos, y desea un acceso "sin fricciones al mercado único".