Italia cierra campaña con grandes manifestaciones en Roma, Florencia y Milán

Anuncios

Roma (AFP)

Italia cierra su campaña este viernes para las elecciones legislativas del domingo con grandes manifestaciones en Roma, Florencia y Milán, un maratón de entrevistas televisivas de los principales líderes y un Silvio Berlusconi redimido dispuesto a dar batalla por la derecha.

Una verdadera caza al indeciso se abrió este viernes ante una de las elecciones más inciertas de la historia reciente, con tres grandes fuerzas políticas en pugna, que según los sondeos de hace dos semanas dan ventaja a la derecha, aunque ninguna obtendría la mayoría necesaria para constituir un gobierno.

Antes del tradicional "silencio electoral" del sábado, los candidatos aprovecharon este viernes para llamar a las urnas a los cerca de 50 millones de electores, de los cuales unos 10 millones se proclaman indecisos.

Después de su única reunión pública conjunta, celebrada el jueves en un cine de Roma, los líderes de la heterogénea coalición de derecha, formada por Silvio Berlusconi (Forza Italia, centro derecha), el xenófobo Matteo Salvini (de la Liga Norte) y la postfascista Giorgia Meloni (Hermanos de Italia), han decidido convocar a sus huestes por separado.

Mientras el magnate empleará todo su talento comunicativo en un popular programa de televisión del canal público, el ultranacionalista Salvini se dirigirá a su bastión electoral en Milán, al que ha prometido en todas las ocasiones la expulsión de los inmigrantes ilegales, caballo de batalla de su campaña en la que no ha ahorrado términos para decir que "negro es sinónimo de criminalidad".

Meloni por su parte escogió la emblemática Latina, al sur de Roma, la localidad fundada por el dictador Benito Mussolini, para reiterar con un lenguaje más suave su molestia con la inmigración y reiterar el lema "primero, los italianos".

- Un líder de la UE para Italia -

Faltando apenas dos días para la votación, Antonio Tajani, actual presidente del Parlamento Europeo, aceptó oficialmente ser el candidato de Silvio Berlusconi para liderar el país y de alguna manera sustituir al magnate, inhabilitado por fraude fiscal hasta el 2019.

Un gesto de agradecimiento a su mentor, que debería tranquilizar a los mercados y a los demás países de Europa preocupados por la posible victoria de una derecha xenófoba y antieuropeísta en Italia.

El hombre que tiene buenas relaciones con todos, que se mueve como un pez en el agua dentro de las instituciones europeas, es la carta vencedora del multimillonario ex primer ministro, de 81 años, quien se presenta ahora como un padre sabio para los italianos.

- Solos y sin aliados, pero creíbles -

El atípico Movimiento 5 Estrellas (M5E), que la víspera presentó su gobierno formado de expertos, será el único que cierra la campaña con una gran manifestación en el corazón de Roma.

"Será una jornada histórica, seremos muchos", prometió Luigi Di Maio, el joven candidato a primer ministro del movimiento antisistema fundado por el cómico Beppe Grillo, quien se ha retirado discretamente y no se sabe si participará en la manifestación.

"La era del Va-fa (los insultos) ha terminado", escribió Grillo en su blog, al elogiar la estrategia de presentar con antelación el gabinete de gobierno, algo muy cuestionado por sus rivales, pero dirigido a la masa de indecisos, que temen que el movimiento no cuente con dirigentes capaces para asumir una tarea tan importante como ocurrió con la alcaldía de Roma.

El M5E, sin ideología y dispuesta a quebrar la tradicional bipolaridad entre derecha e izquierda, según las encuestas se confirmaría como el mayor partido del país con el 27,8% de las intenciones de voto.

- Renzi de capa caída -

El líder del gobernante Partido Democrático (PD), Matteo Renzi, que según los sondeos estaría al 22-23%, recorrió toda Italia para ilustrar los logros de su gobierno y pedir que la coalición de centroizquierda que lidera su partido no sea castigada con el voto del domingo, como muchos vaticinan.

Renzi, acusado de ser el responsable de ese desastre, cierra la campaña en Florencia, su ciudad, donde goza aún de popularidad.

Popularidad que le fue 'robada' por el actual jefe de gobierno saliente, Paolo Gentiloni, también del PD, con un índice del 44%, quien ha cosechado en un año varios éxitos gracias a los mejores resultados económicos y a su estilo moderado y discreto.

La violencia irrumpió por primera vez en 30 años en la campaña electoral con enfrentamientos como en los años 80 entre policías y militantes de extrema izquierda, los cuales han salido en varias ciudades de la península a protestar contra la participación electoral de la extrema derecha neofascista, el movimiento CasaPound.

En solo un mes más de 70 enfrentamientos políticos violentos fueron registrados.