La UE prepara medidas arancelarias contra "Harley-Davidson, Bourbon y Levi's"

Anuncios

Berlín (AFP)

La Unión Europea prepara medidas de retorsión contra empresas estadounidenses tras el anuncio del presidente Donald Trump de que impondrá fuertes aranceles a las importaciones de acero y aluminio en Estados Unidos.

"La UE prepara contramedidas que afectan a los derechos de importación de productos estadounidenses, principalmente Harley-Davidson, Bourbon y los vaqueros Levi's", según unas declaraciones de la portavoz del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, el viernes a periodistas alemanes.

Trump anunció el jueves su intención de imponer la semana que viene aranceles del 25% para el acero y del 10% para el aluminio importados por Estados Unidos, con el fin de proteger la industria siderúrgica nacional, aunque no especificó qué países serían objeto de esta medida.

Si Estados Unidos quiere instaurar barreras, "seremos tan estúpidos" como ellos, avisó Juncker, si bien aseguró que habría preferido "no hacerlo".

Horas antes el presidente del Ejecutivo comunitario había declarado que la UE no se quedaría "de brazos cruzados mientras la industria y los empleos europeos son amenazados", añadiendo que "Europa necesita una política comercial capaz de defenderse".

La víspera había lamentado la medida propuesta por Trump y prometido que la Unión Europea "reaccionaría con firmeza y proporcionalmente para defender [sus] intereses".

No obstante, este viernes, el vicepresidente de la Comisión Europea Jyrki Katainen dijo a la AFP que queda "una pequeña posibilidad" de evitar una guerra comercial con Estados Unidos.

Explicó que estas medidas de retorsión europeas, ya "preparadas desde hace un tiempo", estarían en línea con las reglas de la Organización Mundial del Comercio y que compensarían las potenciales pérdidas para la industria europea, segundo productor mundial de acero por detrás de China.

Estados Unidos importa 30 millones de toneladas de acero al año por unos 24.000 millones de dólares, lo que lo convierte en el mayor importador del mundo, según datos del ministerio alemán de Economía.

Alrededor del 50% de este acero se importa desde cuatro países: Brasil, México, Canadá y Corea del Sur.