Paolo Gentiloni, un líder discreto para una izquierda moderada

Anuncios

Roma (AFP)

El jefe de gobierno italiano, Paolo Gentiloni, que hace un año reemplazó al extrovertido Matteo Renzi, se ha ganado el aprecio del país con su estilo discreto y moderado.

El hombre de la transición, que en diciembre de 2016 fue designado para sustituir por pocos meses al líder de centro-izquierda Renzi por pocos meses, emerge ahora como un político creíble, serio, leal y reservado, al registrar uno de las tasas de popularidad más altas alcanzadas por un jefe de gobierno saliente: 43%, según los sondeos.

"El secreto de Paolo es su método de trabajo", sostienen sus asistentes, según contó el periodista Marco Damilano, quien subrayó sus dotes para la diplomacia y su capacidad para escuchar.

"No es un hombre frío, es calmado", explicó Renzi, veinte años más joven, al resaltar el temple de Gentiloni tan opuesto al suyo, agresivo, extrovertido y provocador.

En un año al poder, Gentiloni logró la aprobación de la nueva ley electoral y del llamado testamento biológico para una muerte digna, dos promesas importantes y se perfila como el hombre del diálogo en un país fuertemente polarizado.

El que fuera el ministro de Relaciones Exteriores de Renzi, de 63 años, forma parte desde joven de la izquierda moderada y proviene de una ilustre familia de intelectuales y aristócratas.

Apreciado por sus homólogos extranjeros, Gentiloni fue el primer ministro de un país de la Unión Europea que visitó Cuba (2015) para ofrecerle al entonces presidente Raúl Castro el apoyo de Italia para la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

Periodista graduado en ciencias políticas, forma parte del grupo fundador del Partido Demócrata (PD, centroizquierda).

Descendiente de la familia del conde Ottorino Gentiloni, recibió una educación católica, aunque de joven militó en el movimiento de izquierda maoísta, para luego iniciar una larga carrera dentro del sector más moderado de la izquierda, como colaborador en la década de los 90 del alcalde de Roma, Francesco Rutelli, y en los años 2000 del primer ministro Romano Prodi, fundador del movimiento El Olivo, siendo su ministro de Comunicaciones entre 2006 y 2008.

- Intelectual y periodista -

Nacido y criado en Roma, estudió en un conocido colegio público de la capital, trabajó en varias publicaciones políticas, entre ellas "Pace e Guerra", y fue director de la publicación mensual del movimiento ecologista Legambiente "La Nuova Ecología".

En los años 90 abandonó la prensa escrita para pasar a ser portavoz de la alcaldía de Rutelli, con el que tuvo a cargo la delicada organización del jubileo del año 2000.

Sucesivamente fue elegido en el Parlamento, donde era considerado un experto en comunicaciones.

En 2012, intentó llegar a la alcaldía de Roma, pero quedó en el tercer lugar durante las primarias, una derrota lamentada por sus aliados, pero que le sirvió posteriormente para llegar a ser ministro de Exteriores de Italia en 2014.

A nivel europeo, ha defendido firmemente la política solidaria y humanitaria de Italia de cara a la crisis migratoria.

Discreto, tímido, con cabellos grises desde joven, está casado con una arquitecta, no tiene hijos y, según la prensa italiana, ama la ópera, los buenos vinos, la lectura y el tenis.