Pau Gasol no puede evitar la derrota de los Spurs y los Rockets ganan el 15º seguido

Anuncios

Los Angeles (AFP)

La gran actuación del pívot español Pau Gasol no pudo evitar una nueva derrota de los San Antonio Spurs, este sábado frente a Los Ángeles Lakers.

Los texanos fueron por delante en el marcador durante todo el choque pero en el último cuarto, un parcial de 17-4 para los californianos le dio la vuelta a la contienda.

Una exhibición entonces del novato Lonzo Ball, quien acabó con 18 puntos, 11 asistencias y 7 rebotes, fue demasiado para los locales.

Antes, Gasol se había hecho dueño y señor del choque. San Antonio no pudo contar por lesión con LaMarcus Aldridge, baja que se unía a la de Kawhi Leonard, y el español se echó a su equipo a las espaldas.

Así, fue el máximo anotador de las 'Espuelas' con 19 tantos, que acompañó con 10 capturas y ocho pases decisivos para canastas de sus compañeros.

Gasol estuvo bien acompañado por Ginóbili, quien dejó su impronta desde que ingresó al campo: en su primera acción anotó una canasta de media distancia, instantes después hizo lo propio con un tiro libre y dejó la acción del partido con un amago y una entrada a canasta al alcande solo de los elegidos.

Gracias a su pareja iberoamericana, los Spurs dominaban 60-53 al descanso y entraban en el último periodo con una renta de 11 tantos... insuficientes tras el recital de Lonzo, que demostró por qué Los Ángeles le han entregado las llaves de su franquicia.

En los compases finales, varios triples de Ball sellaron la remontada, cuatro puntos consecutivos de Pau ponían emoción con un minuto por jugar, pero Randle, tras asistencia del 'rookie', mató el choque.

- La décimoquinta para los Rockets -

En el encuentro estrella de la jornada, los Rockets demostraron por qué parecen los únicos capaces de plantarle batalla a los vigentes campeones, los Golden State Warriors.

Los de James Harden y Chris Paul derrotaron 123-120 a los Boston Celtics y conservan el liderato de la Conferencia Oeste, con un récord de 49 victorias y 13 derrotas y una racha de 15 triunfos consecutivos.

La 'Barba' anotó 26 puntos, Clint Capela capturó 17 rebotes y Eric Gordon sumó 29 tantos desde el banco para neutralizar a los Celtics, segundos de la Conferencia Este.

En esa zona, los Cleveland Cavaliers no levantan cabeza: después de caer hace unos días ante Philadelphia y de perder por sanción un partido al escolta J.R. Smith por lanzar un bol de sopa a un asistente, este sábado volvieron a caer en casa 126-117 ante los Denver Nuggets.

LeBron James firmó un nuevo triple-doble, el 13º de la temporada para él, con 25 puntos, 15 asistencias y 10 rebotes, pero su actuación no fue suficiente para darle la victoria a los suyos.

Los vigentes finalistas de la NBA y ganadores de la competición en 2016 han perdido tres de sus últimos cuatro partidos.

Frente a los Nuggets, liderados por Gary Harris (32 puntos), ya cedían 10 tantos de ventaja tras los primeros siete minutos en el regreso de Smith a la titularidad, que acabó con 19 puntos.

Como viene siendo costumbre esta campaña para los Cavs, los pupilos de Tyronn Lue no estuvieron a la altura en defensa, permitiendo 19/35 triples de los visitantes.

Con su cuarto fracaso en los últimos seis choques, los de Cleveland siguen siendo terceros de la Conferencia Este con un balance de 36 victorias y 26 derrotas pero ya sienten la presión por detrás de Washington, Indiana y Philadelphia.

Antes, Orlando derrotó 107-100 a Memphis y Miami se deshizo 105-96 de Detroit.