Justicia argentina acepta extraditar a activista mapuche a Chile

Anuncios

Buenos Aires (AFP)

Un juez argentino habilitó este lunes la extradición a Chile del activista mapuche Facundo Jones Huala, acusado en ese país por el incendio de una propiedad en medio de una protesta, lo que desató protestas frente al juzgado en Bariloche (sur).

Jones Huala, de 31 años y de nacionalidad argentina, debió seguir la audiencia de lectura del fallo por videoconferencia desde la cárcel en Esquel, donde está detenido desde junio pasado, distante casi 300 km del juzgado.

La defensa anticipó que apelará la decisión ante la Corte Suprema.

Para que se haga efectiva la extradición, el fallo debe ser ratificado por la Corte Suprema y por la cancillería, en un proceso que puede durar entre cinco meses y tres años y en el que el acusado permanecerá en Argentina, según fuentes judiciales.

La sentencia fue leída en una audiencia sin público, a diferencia de la que se realizó al inicio del juicio, el miércoles pasado, en la que dirigentes de derechos humanos fueron autorizados a ingresar junto con 23 familiares del activista.

Al conocerse la sentencia a través de una radio abierta de medios alternativos instalada frente al tribunal, miembros de la comunidad mapuche lanzaron piedras contra policías pertrechados y apostados frente a la sede judicial en Bariloche, que respondieron con gases lacrimógenos. Nueve personas resultaron detenidas, según la prensa en el lugar.

Jones Huala conduce una pequeña agrupación indigenista que organiza manifestaciones por demandas de tierras en el sur de Argentina.

Una de esas protestas en 2017, en reclamo de la libertad de Jones Huala, derivó en incidentes con la policía y en la muerte del militante Santiago Maldonado.

El 'lonko' (líder) mapuche es acusado por la justicia chilena de haber participado de un incendio en una propiedad cerca de Valdivia (sur) en 2013. Hubo aquel año una serie de atentados y protestas cuando se rendía homenaje a un mapuche muerto por carabineros en una ocupación ilegal en 2008.

En 2016, un juez había rechazado el pedido de extradición a Chile. En aquel proceso, Jones Huala estuvo acompañado por el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel.

En Chile, un tribunal de Valdivia dejó en libertad en 2014 a otros acusados por el incendio, en el que Jones Huala dijo no haber participado. No hubo pruebas para vincularlos al delito. Pero dictó prisión contra una mujer como encubridora.

A Jones Huala se lo acusa de tenencia de armas artesanales y municiones, incendio e ingreso ilegal a Chile.