Presos se amotinan en Bolivia por prohibición de ingreso de menores a cárceles

Anuncios

La Paz (AFP)

Un motín por la puesta en vigor de una prohibición de ingreso de menores de 6 años de edad a un recinto penitenciario fue aplacado por la policía boliviana, informó este lunes una alta fuente oficial.

El amotinamiento ocurrió en la cárcel de Palmasola, en Santa Cruz (este), una de las que presenta mayor nivel de hacinamiento del país.

Se debió "a la resistencia que están presentando los presos por una medida administrativa (...) que prohíbe el ingreso de menores de 6 años de edad a recintos penitenciarios", explicó el ministro de Gobierno (Interior), Carlos Romero.

La medida fue tomada luego de revelarse que una niña de 8 años era vejada sexualmente por su padrastro, un reo de Palmasola, con el consentimiento de su madre que, finalmente, se suicidó la semana pasada en su celda mientras esperaba una audiencia cautelar.

El motín se saldó con un herido, probablemente de bala.

Según el viceministro de Régimen Interior, José Luis Quiroga, un total de 615 menores viven en las cárceles bolivianas junto a sus padres, 420 en la cárcel de La Paz.

Romero descartó una fuga de reos, como mencionaron varios medios de Santa Cruz.

"En este momento la situación está bajo absoluto control y no hay internos que hayan fugado", dijo Romero a Radio Panamericana.

Las cárceles bolivianas sufren un grave hacinamiento y son, según la OEA, las segundas más superpobladas de Latinoamérica, después de las de El Salvador.

Los penales en Bolivia tienen capacidad para 3.738 presos, pero actualmente albergan a más de 15.000 personas, según datos de diciembre de 2016 de la Dirección Nacional de Régimen Penitenciario.

La cárcel de Palmasola fue escenario, en 2013, del más grave enfrentamiento entre presos registrado en Bolivia, que dejó 35 muertos.