Estado de emergencia en Sri Lanka tras disturbios antimusulmanes

Anuncios

Colombo (AFP)

Sri Lanka anunció este martes el estado de emergencia por diez días en todo el país como consecuencia de actos violentos interconfesionales y contra la minoría musulmana que se saldaron con dos muertos.

"El consejo de ministros tomó medidas fuertes, incluido un estado de emergencia nacional de diez días", declaró el ministro de Planificación Urbana, Rauf Hakeem.

Esta medida, por primera vez en siete años, coincide con la imposición la víspera de un toque de queda en la región turística de Kandy (centro), conocida por sus plantaciones de té y sus templos budistas, tras el hallazgo del cuerpo de un musulmán entre los restos de un edificio quemado.

El gobierno desplegó este martes fuerzas policiales en esta región sacudida desde el fin de semana por disturbios después de la muerte de un budista agredido por una muchedumbre la semana pasada.

Los cingaleses, en su mayoría budistas, constituyen las tres cuartas partes de los 21 millones de habitantes de la isla. Los musulmanes representan alrededor del 10% de la población y los tamiles (muchos de ellos hindúes), en torno al 18%.

Sri Lanka sufre un auge de extremismo budista, atizado por monjes radicales.

El estado de emergencia otorga a las autoridades poderes para desplegar fuerzas, detener a sospechosos y mantenerlos más tiempo en detención.

El país estuvo casi tres décadas en estado de emergencia, hasta que el gobierno proclamó en 2009 su victoria militar contra la rebelión tamil.

El lunes, las casas o comercios de musulmanes y varias mezquitas de la región de Kandy fueron atacadas.

Según las autoridades locales, unos 30 sospechosos han sido detenidos y se ha abierto una investigación sobre el comportamiento de la policía.

La semana pasada, una muchedumbre prendió fuego a comercios de musulmanes y atacó mezquitas en el este del país después de que se acusara a un responsable musulmán de haber metido anticonceptivos en comida vendida a cingaleses.

El gobierno considera infundadas estas acusaciones y ha ordenado el arresto de quienes las propagan.